23 mil millones necesita la U. Autónoma del Caribe para ponerse al día con sus docentes

Abril 4/18 Pasan los días y los titulares de prensa van desapareciendo mientras que el olvido y la indiferencia comienzan a ser protagónicos en la tragedia que vive la Universidad Autónoma del Caribe, que intenta recuperar la actividad académica y, lo peor de todo, no halla fórmula para ponerse al día con las nóminas de sus docentes, que significan una deuda de 23 mil millones de pesos, sin contar las deudas con proveedores y terceros.

Mientras tanto, la Universidad se reacomoda en sus estructuras y se conoció que la abogada Claudia María León Manosalva es la nueva Secretaria General, y Patricia Pinilla, de la Sala General, regresa a la Vicerrectoría de Docencia, cargo que ocupó cuando la rectora era Silvia Gette.

Se espera que en estos días se decida la continuidad o no de los familiares del exrector Ramses Vargas en la Sala General.

El profesor del programa de Derecho Oscar Marín es asesor del nuero rector, Víctor Armenta, y ha reconocido el monto de la deuda y las dificultades que han tenido para lograr un acuerdo con el sector financiero a fin de re-estructurar deudas y lograr una fórmula que les permita obtener nuevos créditos.

Una de las demostraciones de la crisis económica, además de lo laboral, se ve en el descuido de algunas de las instalaciones, el otrora imponente complejo deportivo y actualmente el que la señal abierta del canal de televisión de la Universidad, que era otro de los orgullos de la IES, esté deshabilitada por la falta de inversión, de cerca de 80 millones, para la actualización de equipos.