La pasantía académica no es un contrato de aprendizaje

Feb 11/18 La pasantía académica no configura una relación laboral, y el estudiante universitario no es un trabajador. Es importante tener en cuenta, además, es que muy distinta del contrato de aprendizaje que constituye un contrato especial dentro de la legislación laboral, con una amplia regulación normativa, reglas fijas y claras para el estudiante, para la entidad formativa y la para la entidad patrocinadora.

Si una empresa tiene a un pasante en un período no académico, tendrá una irregularidad legal, aclara el experto Mauricio Montealegre, en el portal Asuntos Legales.

¿En qué consisten las pasantías académicas?

La pasantía es una actividad académica, cuyo objetivo es que el estudiante universitario ponga en práctica los conocimientos teóricos en un entorno profesional.

La pasantía debe estar condicionada y soportada por el pensum o plan de estudio de la entidad académica de la cual forma parte el estudiante, siendo necesario que en este se incluya la práctica profesional como una asignatura requisito de grado.

¿Qué debe tener en cuenta una empresa para no incurrir en riesgos laborales con la pasantía?

Lo primero que se debe tener en cuenta es que la pasantía no configura una relación laboral, y que el estudiante universitario no es un trabajador. En este sentido, debe quedar claro que el rol que tiene la empresa durante una pasantía es el de colaborar con la entidad académica al proceso formativo del estudiante para que este desarrolle una asignatura de su plan de estudios en forma extra-mural.

En segundo lugar, cabe señalar la necesidad de un convenio que regule la mencionada colaboración entre la entidad académica y la empresa, de tal manera que se puedan regular los aspectos básicos y generales de la pasantía.

Como tercer aspecto, vale la pena mencionar que al tratarse de una actividad académica, no es necesario el reconocimiento económico al estudiante. Distinto es que las empresas quieran auxiliar al estudiante en necesidades de alimentación y transporte, lo cual sí es posible.

Esta figura permite que la universidad se beneficie de la colaboración de las empresas para cumplir con la obligación contractual de impartir la asignatura de práctica profesional a sus estudiantes, y a su vez brinda la oportunidad a las empresas de conocer a futuros profesionales y/o candidatos en determinadas áreas de conocimiento.

Por último, debe aclararse que la pasantía es una actividad académica extra-mural, que en virtud al convenio, crea la ficción del aula de clases en el entorno profesional que requiere el estudiante.

¿En qué se diferencia la pasantía del contrato de aprendizaje?

El contrato de aprendizaje es un contrato especial dentro de la legislación laboral, con una amplia regulación normativa, reglas fijas y claras para el estudiante, para la entidad formativa y la para la entidad patrocinadora.

La pasantía, por otra parte, no cuenta con una regulación específica en el derecho laboral, y se limita a la necesidad de la universidad de cumplir con una asignatura y con el plan de estudio académico.

¿Por qué existen riesgos laborales con las pasantías?

Los riesgos laborales surgen por el desconocimiento que se tiene de la figura de las pasantías, lo que usualmente conlleva a que se extralimiten las funciones que debe tener estudiante, entendiendo la finalidad académica de su actividad, en ocasiones incluso reconociéndole una contraprestación por su servicio que desnaturaliza la figura de la pasantía.

El empresario, suele confundir al pasante con el trabajador, y aprovecha dicha confusión para reducir los costos de su actividad.

Si una empresa tiene a un pasante en un período no académico, tendrá una irregularidad legal.