Análisis técnico de la propuesta de Germán Vargas Lleras sobre educación superior

Feb 5/18 Aunque en la propuesta no habla del Sistema Nacional de Educación Terciaria o SNET, la oferta en educación superior del candidato presidencial Germán Vargas Lleras, sí dice -no destacado-, que una de sus propuestas será "establecer la educación técnica como una sola, que recoge las ofertas de la media, técnico, laboral y profesional".

La propuesta gira en torno a subir la cobertura del 55 al 63 %, a disminuir la deserción de un 50 a un 40 %, a crear la Superintendencia de Educación y a convocar un gran pacto nacional por la educación.

El documento denominado “Nuestra Política Pública de Educación” (clic para descargar), de 40 páginas, se diferencia del de la Coalición Colombia, de Sergio Fajardo, en que es más extenso (40 páginas), no plantea las propuestas como deseos y las acompaña de diagnóstico descriptivo numérico de cómo está la situación hoy en todos los niveles educativos. Es reiterativo en sus propuestas y las mismas se ajustan al esquema de sistema actual de educación superior, sin proponer una transformación radical del mismo.

Su objetivo será "llevar a Colombia a ser una Nación educada, preparada para competir en la economía global y lista para alcanzar altos niveles de progreso con equidad social". Detállese que no se habla, como el gobierno Santos, de "la más educada".

Claramente se aprecia en el documento el aporte de dos apoyos claves en la campaña: La exministra de Educación Nacional, María Fernanda Ocampo, especialmente en las propuestas relacionadas con educación básica y media; y el ahora aspirante a la Cámara por el Tolima, exdirector de formación profesional del Sena y exrector del ITFIT y de la CUN, Mauricio Alvarado Hidalgo, quien defendió, desde el Sena, el entonces criticado por el sector proyecto de ley que pretendió impulsar desde el Ministerio de Trabajo el SNET.

De allí podría entenderse que la propuesta del candidato presidencial dedique un capítulo especial a la formación para el trabajo y el desarrollo humano, que espera posicionar "como fuente de bienestar económico y social", vinculando a los empresarios de manera directa en los procesos de educación y formación.

También destaca el papel del SENA, que "se fortalecerá y seguirá cumpliendo un papel muy importante en la formación pertinente de nuestros jóvenes, trabajadores y para las empresas".

Porque, dice que una de las preocupaciones del sector es que "el estudiante que llega a la educación superior sufre las consecuencias de la desarticulación de todo el sistema educativo".

La propuesta en el sentido de que "en educación superior y la formación para el trabajo se hace indispensable revisar y consolidar el Sistema de Aseguramiento de la Calidad para hacerlo más exigente, más confiable y que garantice la calidad y empleabilidad de los estudiantes", parece provenir de los mismos autores del tema en el actual Plan Nacional de Desarrollo.

Parece existir un contrasentido en la propuesta cuando, por un lado, habla de unificar la educación técnica como una sola y, por otro, habla de la necesidad de "contar con un sistema de educación superior de múltiples opciones en el que haya una clara diferenciación entre universidades de alta complejidad, universidades de calidad en pregrado e instituciones técnicas y tecnologías de calidad".

Habla de "contar con una diversidad de IES con perfiles claramente establecidos, distribuidas en el territorio colombiano, con autonomía pero con el deber de rendir cuentas".

Este concepto de reconocer esta "clara diferenciación", responde al llamado que, en 2011 hacía Aciet en rechazo a la frustrada propuesta de reforma de la Ley 30 de 1992, de la entonces ministra Campo, y en la que se hablaba de universidades y las demás IES.

 

Aumento en los controles

La propuesta de Vargas Lleras retoma la frustrada propuesta del Acuerdo por lo Superior 2034, retomada y enterrada en la administración de Gina Parody, tras ser consagrada en la Ley 1740 de 2014, de crear la Superintendencia de Educación, "que será financiada por las instituciones vigiladas". Cabe recordar que fue la exviceministra de Educación Superior, Natalia Ariza, quien dijo que las IES se opusieron, en gran medida, por el hecho de no contar con recursos para financiar esta iniciativa.

Una intención de la propuesta es la de "mejorar la eficiencia, transparencia y gestión del sector", y para ello propone, entre otros, "mejorar el monitoreo y rendición de cuentas de todos los actores del sector". De esta forma, propone "hacer una revisión integral del Sistema de Aseguramiento de Calidad y volver más exigentes los requerimientos de registro calificado y de acreditación para que las instituciones ofrezcan programas de calidad".

 

Aumento en la cobertura y reducción de la deserción

La propuesta apunta concretamente a "aumentar la cobertura de la educación superior, pasando del 55 al 63 %. Eso significa que llevaremos a 320.000 nuevos bachilleres a las universidades y a las instituciones técnicas y tecnológicas", y a "disminuir la deserción de un 50 a un 40 %".

El aumento de la cobertura es un tema recurrente en los últimos gobiernos y todas las campañas. Ningún candidato diría lo contrario. Vargas Lleras parte del supuesto del 55%, se supone que como dato de cobertura en 2018, cuando el gobierno Santos la había puesto inicialmente en 60%, luego la bajó al 57% y seguramente por la recesión del sector el equipo de Vargas Lleras la estima en el 55%

Ese aumento se daría, "para 350 mil cupos nuevos, con el apoyo de las nuevas tecnologías y pedagogías". No se dice si corresponde a programas virtuales.

Para reducir la deserción, propone:

- Acompañar a las familias, desde la niñez de sus hijos, para que sean conscientes de la importancia de la educación superior.

- Mejorar los programas de consejería en las IES para facilitar el proceso de adaptación de los estudiantes en el tránsito de la educación media a la superior.

- Estimular en las ciudades pequeñas alianzas entre instituciones para crear distritos universitarios competitivos con universidades consolidadas y garantizar una distribución territorial de universidades con calidad.

- Estimular en las ciudades pequeñas alianzas entre instituciones para crear distritos universitarios competitivos con universidades consolidadas y garantizar una distribución territorial de instituciones de calidad.

- Mejorar los programas de consejería en las IES para facilitar el proceso de adaptación de los estudiantes en el tránsito de la educación media a la educación superior.

- Detectar estudiantes que requieran un refuerzo adicional en Matemáticas y Lenguaje, y generar en las IES estrategias de nivelación adecuadas.

- Adelantar programas de orientación en la selección de campos de estudio en educación superior para los estudiantes de la media.

- Con base en las pruebas de estado, mejorar los procesos de selección de estudiantes en las IES.

- Estrechar los vínculos con el sector productivo para mejorar las condiciones de empleabilidad de los egresados.

 

Aumento de recursos

La propuesta no detalla sobre la situación de la universidad pública y su financiamiento, no habla de reformas del modelo de asignación de recursos ni pone números de IES o distribución de matrícula, aunque sí se compromete a subir el porcentaje del PIB para educación (en general) del 4,5 al 6.

Así, habla de aumentar el financiamiento a las instituciones de educación superior públicas. No da detalles.

Eso sí, como propuesta novedosa, dice que "mediante una ley, les entregaremos tierras que serán parte de su patrimonio -de las IES públicas-, para fomentar la formación y la investigación en el campo".

Según Vargas Lleras, "para incentivar la regionalización de la educación superior, en articulación con las secretarías de educación y el sector privado, se crearán de sedes regionales de las universidades públicas". Tampoco dice cómo, cuántas, cuándo ni cómo serán financiadas. También habla de la "implementación del esquema de Community College en las regiones".

A diferencia de la propuesta de Fajardo, que menciona la educación como un derecho, este tema no se vislumbra en ninguna parte en la propuesta de Vargas Lleras. Sutilmente menciona "el derecho a una educación de calidad", que es algo totalmente diferente.

Tal vez por esto habla de "fortalecer el financiamiento a la demanda en condiciones de equidad", sin detallar el cómo.

 

Otras propuestas:

- Generar estrategias de ahorro programado para que se creen fondos para educación superior

- Hacer ajustes en el programa Ser Pilo Paga en la distribución de los recursos los requerimientos de admisión en las instituciones y en el reembolso de los créditos de los estudiantes que desertan.

- Incentivar la regionalización de la educación superior, en articulación con las secretarías de educación y el sector privado.

- Incrementar la calidad y pertinencia a niveles de OCDE.

- Promover alianzas (clústers) de educación superior en donde las instituciones de educación superior regionales actuarán en red con los empresarios para generar programas pertinentes de alta calidad que garanticen mayor desarrollo regional y más empleo.

 

Gran pacto nacional por la educación:

Finalmente, Vargas Lleras convoca "desde hoy" a este pacto "para trabajar juntos en esta cruzada que transformará la estructura social del país". Eso es todo lo que dice al respecto. ¿Será una forma de convocar sectores como lo hizo, en 2013, la exministra María Fernanda Campo, con el Acuerdo Superior del CESU, que terminó archivado?

 

Información de referencia: Análisis técnico de la propuesta de la "Coalición Colombia" sobre educación superior

--- Espere la próxima semana el análisis de la propuesta de Humberto de la Calle Lombana y Clara López