U. de Cundinamarca: Abren proceso de responsabilidad fiscal contra rector y ex rector

Enero 26/18 Una auditoría contra la U. de Cundinamarca, anunciada en enero de 2016 por el contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo, fue revocada y cuestionada por la Contraloría de Bogotá, que señala en un auto que es distinto a la realidad, según W Radio.

Además de tumbar dicho informe, la Contraloría abrió un proceso de responsabilidad fiscal contra el rector Adriano Muñoz y ex rector, Adolfo Polo, por la mala administración de los bienes recuperados de una millonaria deuda de la Gobernación de Cundinamarca.

Adolfo Polo y Adriano Muñoz

El informe, realizado por cinco auditores delegados por el contralor departamental Ricardo López, cuestionó el pago de honorarios al abogado César Moya quien recuperó a la Universidad 140.000 millones de pesos. Para los investigadores, en dicho proceso se identificaron trece hallazgos administrativos, cinco fiscales, once disciplinarios y seis penales.

Sin embargo, para la Contraloría de Bogotá, el control fiscal de dicho contrato no se podía hacer, puesto que no había sido liquidado. Además, llamó la atención porque, mientras  tanto, después de dos años de haber sido recuperados los recursos a través de bienes inmuebles, la falta de un adecuado manejo está provocando pérdidas económicas a la Universidad.

Por lo anterior, se ordenó un proceso de responsabilidad fiscal a los rectores.

 

Contraloría de Bogotá investiga y a la vez contrata a Universidad de Cundinamarca

En 2017, la emisora W Radio también había denunciado sobre otro polémico contrato celebrado por la Contraloría de Bogotá, esta vez la Universidad de Cundinamarca el pasado 28 de abril de 2017.

El acuerdo, suscrito por 127 millones de pesos, establece que la Universidad presta los servicios para capacitar a los auditores del ente de control.

Aunque a simple vista el contrato no tiene nada ilegal, este medio conoció que, dos meses antes, la Contraloría de Bogotá había iniciado una investigación contra la Universidad de Cundinamarca que, no obstante, ahora es la misma que capacitó por tres meses a sus investigadores.

El contrato fue suscrito con Patricia Rico Rico, directora de Proyectos Especiales de la Universidad de Cundinamarca, quien casualmente trabajó en la Contraloría de Bogotá.

Tras ser declarada insubsistente por la Personería de Bogotá en el año 2015, fue nombrada en la Universidad de Cundinamarca, en donde celebra seis contratos con el ex gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados.

Tomado de W Radio