Conaces capítulo 1: Sala de Ingeniería se defiende

Dic 2/17 Tras nuestra publicación ¿Desconocimiento, negligencia y corrupción están marcando la actuación de algunos consejeros de Conaces?, y luego el escrito "rectores callan para no perder registros, pero están desesperados con Mineducación", los miembros de la sala de evaluación de Ingeniería, Industria y Construcción de la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior CONACES, han pedido ser leídos por nuestros lectores, por considerar que se les está presentando "a todos los miembros de esta sala como personas negligentes, corruptas y acostumbradas a actuar de forma ilegal en el ejercicio de nuestras funciones como miembros de tal órgano".

En aras de la claridad y su legítimo derecho a expresarse, El Observatorio reproduce sus argumentos:

Los miembros de esta Sala que suscriben la comunicación son: Alfonso Mariano Ramos Cañón, César Augusto García Ubaque, Shirley María Urdaneta Cuesta, Juan Carlos Quintero Díaz, Piedad Margarita Montero Castillo, Alher Mauricio Hernández Valdivieso, Nelson Obregón Neira, Diofanor Acevedo Correa, Juan Antonio Contreras Montes, Carmen Leonor Barajas Forero, Jorge Luis Bris Cabrera, Rafael Guillermo García Cáceres y Jemay Mosquera Téllez, dicen que:

1- "Somos personas honorables que ocupamos tal dignidad gracias a que fuimos seleccionados mediante procesos y convocatorias públicas y después de haber satisfecho los requisitos y calidades académicas y de formación, además de requisitos y calidades profesionales y personales, los que nos hace académicos competentes para desempeñar las labores encomendadas en razón de la designación recibida".

2- "Actuamos en el ejercicio de nuestra designación con obediencia y estrecha sujeción a las normas vigentes que regulan la materia en especial a lo contenido en el Decreto  1075 del 2015 “Por el cual se reglamenta el registro calificado de que trata la Ley 1188 de 2008 y la oferta y desarrollo de programas académicos de educación superior”.

3- "La información publicada en el Observatorio de la Universidad Colombiana el día 1 de octubre y 16 de noviembre de 2017, atenta de manera grave contra nuestros derechos fundamentales al buen nombre y a la presunción de inocencia de la que gozamos todos los ciudadanos Colombianos, derechos de raigambre Constitucional, puesto que de manera poco respetuosa se presentan nuestros nombres como sinónimos de corrupción y desapego frente al cumplimiento de mandatos legales; y lo hacen sin sustento probatorio alguno; adicionalmente en la reciente publicación del 16 de noviembre, se presentan los hechos de la primera publicación (1 de octubre) como si fueran ciertos o como si una simple petición a la Fiscalía general de la Nación tuviera la entidad de una decisión de carácter judicial, como para presentar los hechos publicados y relacionados en tales publicaciones como ciertos a manera de ratificación, a continuación citamos algunos apartes de la publicación que ameritan rectificación de su parte por no estar basados en resultados de una investigación, si no que se tratan de suposiciones que atentan gravemente contra nuestro buen nombre y prestigio académico:             

1. “Oct 1/17 Son muchas las quejas que hay sobre la forma poco metódica, incoherente y no siempre apegada a la norma como desde Mineducación se piden requisitos y documentos a las IES para obtener la aprobación o renovación de un registro calificado, (…)… ” 

2. “Lo cierto es que si se hiciera una auditoría a fondo, entre las propias IES, sobre las exigencias que les han hecho desde Conaces, se cruzaran éstas con lo que pide la norma, se aplicara el mismo filtro a los conceptos de los mismos programas para diferentes IES, la consistencia o no entre las informes de los pares y las interpretaciones de estos Consejeros (popularmente llamados Conaceros), y se evaluará a profundidad sobre si muchos de sus criterios se ajustan a la norma o al prudente criterio de aceptar nuevas dimensiones de la autonomía universitaria, con toda certeza se descubriría que hay programas negados sin fundamento y otros, paradójicamente, aprobados sin todos los requisitos”.

3. “Nov. 16/17 Este Observatorio ya había informado de denuncias penales por comportamientos de miembros del Conaces en su proceso de aprobación de programas (ver ¿Desconocimiento, negligencia y corrupción están marcando la actuación de algunos consejeros de Conaces?)”.
 
Así mismo, citar de manera deliberada y pública un aparte de una denuncia interpuesta ante la fiscalía, induciendo al lector a interpretar como hechos las suposiciones de un tercero, constituye, además de una enorme falta de seriedad, un afrenta a nuestro buen nombre:  

4. “11. Estamos, Señor Fiscal, ante una acción deliberada de corrupción por parte de algunos consejeros de esta Sala CONACES, quienes han orquestado una estrategia para negar programas de posgrado y pregrado a universidades que no “comulgan” con sus intereses o con intereses de universidades allegadas a ellos tal como se puede apreciar en los audios anexados a la presente denuncia”.  

Contiene además la publicación mencionada, información inexacta, por ejemplo, la sala de evaluación de Ingeniería, Industria y Construcción de la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior CONACES, no tienen competencia para evaluar la solicitud de registros calificados de los programas que versan sobre la disciplina de Ingeniería de Sistemas o que de ella se deriven".