Consejo de Estado dejó en firme elección de Decana de Educación de la Usco

Oct 12/17 La controversia jurídica por la designación de la Decana de Educación de la Universidad Surcolombiana quedó conjurada definitivamente.  El Consejo de Estado dejó en firme la elección de la docente Nidia Guzmán Durán, al considerar que el régimen de inhabilidades para establecimientos públicos, en este caso, no era aplicable.

El pleito judicial fue promovido por el estudiante Duván Andrés Arboleda Obregón argumentando que la funcionaria estaba inhabilitada porque un año antes fungió como miembro del Consejo Superior. Además, fue representante  de los decanos en el Consejo Académico hasta el 14 de diciembre de 2015.

Esta circunstancia, en su opinión, soslayaba el régimen de inhabilidades e incompatibilidades para servidores públicos (Decreto 128 de 1976) y viciaba su elección. La acción de nulidad fue tramitada inicialmente por el Juzgado Segundo Administrativo Oral de Neiva. El despacho declaró su falta de competencia el 16 de septiembre de 2016 y remitió el proceso al Consejo de Estado para que decidiera la controversia jurídica.

La consejera Rocío Araujo, la remitió el 14 de octubre de 2016 al Tribunal Administrativo del Huila para que asumiera el conocimiento de la acción de control electoral y falla de conformidad. Así lo hizo.

La elección

La señora Guzmán Durán integró el Consejo Superior Universitario en calidad de representante de los docentes hasta el 14 de diciembre de 2015 cuando renunció. La dimisión le fue aceptada mediante Resolución 037 del 17 de diciembre de 2015.

La funcionaria, había sido decana en calidad de encargada. Ahora, aspiraba a ocupar esa dignidad en propiedad en la nueva administración que iniciaba el médico Pedro Reyes Gaspar. El proceso se selección se inició el 10 de junio de 2016. El 28 de junio formalizó la inscripción de la señora Nidia Guzmán Durán y de otros tres aspirantes: Carlos Javier Martínez González, Jairo Silva Quizá y Edgar Alirio Insuasty.

La Secretaría General habilitó su aspiración el 22 de julio del año pasado por cumplir con los requisitos (Acta 003 de 2016). Esa decisión desató la tormenta y el proceso terminó judicializado como ocurrió con la elección de los decanos de Salud y Economía. O como pasó en el 2013 con el mismo cargo.

El primero de agosto el Consejo de Facultad la incluyó en la terna que compartió con Jairo Silva Quiza y Edgar Alirio Insuasty. Nidia Guzmán obtuvo ocho votos.

A pesar de la polémica, el Consejo Superior Universitario la eligió 12 de agosto de 2016. Guzmán Durán obtuvo el respaldo de cinco de los ocho miembros. Jairo Trujillo Delgado, representante del sector productivo, se abstuvo. Los consejeros Virgilio Huergo Gómez, representante suplente de los egresados y Eduardo Pastrana representante de los ex rectores, se declararon impedidos.

Argumentación

La funcionaria contestó la demanda el 7 de febrero pasado oponiéndose a los argumentos soportados por el demandante. “En este caso-dijo- no se configuraba la causal de nulidad”.

La funcionaria, fundamentada en la autonomía universitaria alegó que la norma contemplada en el estatuto de las inhabilidades no podía aplicarse de forma extensiva o analógica a los docentes de planta, los decanos y demás funcionarios de los entes universitarios autónomos de carácter oficial. Hacerlo, implicaría desconocer la autonomía universitaria (Ley 30 de 1992) y   las dinámicas internas de las  universidades públicas.

La funcionaria insistió en una errónea interpretación normativa y alegó que en su caso en particular no aplica lo estatuido por el Decreto 128 de 1976 (estatuto de inhabilidades).

Las normas establecidas en ese decreto sólo son aplicables a los miembros de las juntas o consejos directivos de los establecimientos públicos, de las empresas industriales o comerciales del estado y de las sociedades de economía mixta. Nada más.

El proceso interno para elegir decano estaba regulado por el Acuerdo 021 del 10 de junio de 2016 expedido por el Consejo Superior en ejercicio de su autonomía.

En estas circunstancias, el citado decreto no es aplicable a las universidades públicas; por lo tanto, a la década elegida no se le pueden extender las inhabilidades, incompatibilidades y prohibiciones establecidas expresamente para los miembros de juntas directivas y representantes legales de las entidades descentralizadas del orden nacional.

Primer fallo

La demanda no prosperó. El Tribunal Administrativo del Huila le dio el espaldarazo. En su opinión, la decana no estaba inhabilitada para aspirar a dicha dignidad. El fallo fue proferido el 8 de junio  de 2017.

Según los magistrados, la Universidad Surcolombiana es un ente autónomo cuya organización administrativa, financiera y académica está regulada por un régimen especial y en ejercicio de su autonomía, esta asistida de la atribución de darse sus propias directivas y regirse por sus propios estatutos.

“Es menester concluir que el Decreto 128 de 1976 no es aplicable a las universidades públicas; por lo tanto, a la demandada no se le pueden extender las inhabilidades, incompatibilidades y prohibiciones establecidas expresamente para los miembros de juntas directivas y representantes legales de las entidades descentralizadas del orden nacional. Como quiera que dicha institución es de naturaleza restrictiva, no es de recibo aplicar una interpretación analógica”, concluyó el magistrado ponente Ramiro Aponte Pino.

El demandante, Duván Andrés Arboleda impugnó el fallo el 15 de junio de 2017 reiterando la causal de nulidad. El caso regresó al Consejo de Estado, donde falló de fondo y logró dirimir definitivamente la controversia jurídica.

Punto final

El Procurador Séptimo Delegado ante el Consejo de Estado reafirmó la tesis que siendo la Universidad  Surcolombiana  un ente autónomo regulado por un régimen especial no aplican las inhabilidades e incompatibilidades previstas en el Decreto 128 de 1976  aplicable a los miembros de las juntas directivas y de los representantes legales de las entidades descentralizadas del orden nacional.

Sin embargo, la consejera ponente Rocío Araújo, admitió que “en virtud de la autonomía universitaria, siempre y cuando los estatutos de la universidad correspondiente así lo permitan, es viable aplicar a los entes autónomos universitarios normas sobre inhabilidades que en principio no le serían exigibles.”

Una reforma introducida en el 2006 al Estatuto General la salvó. En estas condiciones, la prohibición, no es aplicable a los miembros del Consejo Superior de la Universidad Surcolombiana, máxime cuando su contenido se dirige a los miembros de las juntas o consejos, de los establecimientos públicos, de las empresas industriales o comerciales del estado y de las sociedades de economía mixta en las que la Nación o sus entidades posean el noventa por ciento (90%) o más de su capital social, y a los gerentes, directores o presidentes de dichos organismos sin que allí se pueda incluir los establecimientos universitarios.

Los otros enredos

La polémica por la elección de la Decana de Educación no es nueva. De hecho, en el 2013 ese cargo suscitó otra dura puja jurídica.

La elección de los decanos de Salud y Economía también estuvo interferida por acciones judiciales. En el caso de Medicina, la terna escogida el 2 de noviembre de 2016 fue cuestionada por la comunidad universitaria porque no cumplía con todos los estándares de idoneidad ni los perfiles académicos que se requerían. Estudiantes y docentes realizaron marchas en protesta.

Al final el Consejo Directivo escogió al médico Jairo Antonio Rodríguez. El rector avalaba a José Domingo Alarcón, hoy jefe de Planeación.

En Economía el proceso se dirimió en los estrados judiciales. El proceso fue reversado, se conformó una nueva terna y finalmente, el 11 de noviembre de 2016, el Consejo Superior eligió de manera unánime a Carlos Eduardo Aguirre Rivera, quien renunció a su cargo de Tesorero de Neiva y tomó posesión pese a un incidente de desacato que se instauró para impedirlo.

En el pasado la elección de decano de la Facultad de Derecho también fue cuestionado y el nombramiento invalidado.

La decana

Nidia Guzmán Durán, la decana de Educación,  ha sido docente de planta de tiempo completo, adscrita a la Facultad de Educación y al Programa de Licenciatura en Inglés, vinculada a la Universidad Surcolombiana desde el 14 de febrero de 1997.

Al obtener el respaldo del Consejo Superior, el rector Pedro Reyes, la nombró mediante Resolución 1438 por un periodo de tres años, comprendidos entre el 17 de agosto de 2016 y el 16 de agosto de 2019.

La funcionaria es Licenciada en Educación Preescolar, Licenciado en Lenguas Modernas y Magister en Desarrollo Educativo y Social de la Universidad Pedagógica Nacional

Fuente: Diario La Nación