La academia al revés: Primero gestionan nueva sede y luego la aprueban en consejos

Oct 4/17 Cuando es un hecho que la Universidad Nacional de Colombia tendrá una nueva sede en La Paz, Cesar, y que se promociona que creará nuevos programas, como medicina, resulta que por el momento no tiene la aprobación del Consejo Superior de la Institución.

Aunque se da por hecho que será aprobada, resulta paradójico que tras cinco años de anuncios, reuniones, y avance físico ed la obra, solo hasta ayer fue aprobada en el Consejo Académico, incluso sabiéndose que no están garantizados todos los recursos para su funcionamiento.

La obra, que es un gran deseo de Ignacio Mantilla, y que constituiría el punto final clave de su gestión rectoral, también cuenta con el apoyo del gobierno nacional, pues quedaría para la historia de la gestión de los ministros de Educación y Hacienda, así como del presidente Santos.

El proyecto tuvo una amplia discusión al interior de la universidad, y podría correr el riesgo de -en unos pocos años- ser también motivo de protestas de esta universidad pública por escasez de recursos del gobierno.

Queda en el aire la pregunta de cómo fue la discusión (que seguramente no la hubo) de la manera como habrá dos universidades públicas cercanas en el mismo departamento (la otra es la Universidad Popular del Cesar), sin diálogo y con recursos distintos.