Departamento del Cesar tendrá programa de Medicina, con llegada de la U. Nacional de Colombia

Agosto 22/17 Según el rector, Ignacio Mantilla, también se proyecta llevar a la nueva sede, a partir del segundo semestre de 2018, odontología, terapia física, ocupacional, nutrición y dietética, y química farmacéutica. En total serían 75 carreras distintas, donde los estudiantes estarían dos años en esta sede y luego se trasladarían a Bogotá o Medellín para realizar un trabajo de grado.

La nueva sede, con una inversión que asciende a 51 mil millones de pesos, va en 95% de avance, el apoyo de la Gobernación del Cesar y la supervisión de la Contraloría General de la República.

Ante la expectativa que ha generado la construcción de la Universidad Nacional, sede La Paz, y dando cumplimiento a los 60 días de plazo para el informe de avances de la obra, el equipo de veeduría ciudadana ayer llevó a cabo la presentación de su primer informe ante el contralor Edgardo Maya; el rector de la universidad, Ignacio Mantilla; el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle, y el senador José Alfredo Gnecco.

La veeduría ciudadana, instalada por la Contraloría General de la República, confirmó el desarrollo favorable de las obras y que la Universidad Nacional sede La Paz y considera que estará lista en los tiempos previstos.

Esta obra que asciende a 51 mil millones de pesos, con recursos otorgados a través del Sistema General de Regalías, está en la actualidad en un 95 por ciento de ejecución en su primera etapa, según afirmó el contralor general de la República, Edgardo Maya Villazón, y se espera que para enero del 2018 ya esté en funcionamiento.

Sin embargo, el director del claustro, Ignacio Mantilla, aseguró que si bien hay un importante avance en materia de infraestructura, todavía faltan detalles por precisar antes de poner en marcha este nuevo campus universitario.
“En el mes de enero podremos decir: abrimos puertas, pero esto no significa que para esa fecha habrá estudiantes recibiendo clases. Ya empezamos a darle la organización que necesita una universidad, las clases iniciarían entonces para el mes de julio del 2018”, puntualizó Mantilla.

Por su parte, el gobernador Francisco Ovalle Angarita manifestó que el proyecto superó las mayores dificultades.

“Debemos recordar que llegamos a la administración y encontramos una obra en un 17 % y el pico de esta llegó a su límite. El punto crítico de la obra sigue siendo la biblioteca, pero con posibilidades de superarla frente a los tiempos y términos que tenemos para entregarla, el 8de noviembre del 2017 ya debe estar lista. El paso siguiente es la creación de un frente común para la consecución de recursos y así garantizar el funcionamiento a partir del año 2018 en el que están todos los congresistas del Cesar, Universidad Nacional, contralor Edgardo Maya, Gobernación del Cesar y alcaldes, quienes garantizarán el buen funcionamiento”, precisó.

Así las cosas, teniendo en cuenta los buenos resultados que se han obtenido con la conformación de la veeduría, conformada por profesionales y líderes de la región, el pasado 14 de junio, esta seguirá en la vigilancia hasta que se inaugure la obra.

Durante la presentación del informe, el rector de la Universidad Nacional también se refirió a la oferta académica que llegará al departamento, la cual recibirá alrededor de 2.500 estudiantes. “La universidad ha avanzado en la evaluación del modelo que quiere traer a este departamento, donde creemos que hay que ofrecer una universidad a lo grande. Los programas de pregrado que se están estructurando son: Medicina, Odontología, Terapia Física, Ocupacional, Nutrición y Dietética, Química Farmacéutica. Complementando con oferta de 75 carreras distintas, donde los estudiantes estarían dos años en esta sede y luego se trasladarían a Bogotá o Medellín para realizar un trabajo de grado. Sin dejar de un lado programas de posgrado, según la demanda”, explicó.

Fuente: El Pilón