Acreditación de licenciaturas en Uniatlántico plantea un serio problema para Mineducación

Agosto 14/17 Uniatlántico, nuevamente, está polarizada, esta vez por los resultados y gestiones de los directivos (anteriores y actuales) frente a la obligatoria acreditación de sus ocho licenciaturas -que ha sido negada.

El nuevo rector, Carlos Prasca, llegó en medio de las noticias negativas, y ha logrado que el Viceministerio de Educación Superior (que apoyó su elección) dé una luz de posibilidad de que las acreditaciones se obtengan. De lo contrario tendrían que cerrar los programas, según la Ley 1753 de 2015.

Así mismo, el Decreto 2450 de 2015 había señalado la obligación de someterse al proceso de acreditación a todas las Licenciaturas que contaban con cuatro (4) cohortes de egresados.

Lo llamativo es que la norma es explícita, y si el Ministerio da una "amnistía" a esta universidad, tendría que darla a otras IES y programas no cubiertos por el Decreto 892, de mayo pasado, que extendió 32 el tiempo de trámites en departamentos con municipios priorizados para la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), y en el que no se incluyó Atlántico.

Vale recordar que todo comenzó con la Ley (1753 de 2015, o Plan Nacional de Desarrollo) que creó la acreditación obligatoria de las licenciaturas, en un plazo que vencía en junio pasado.

La Universidad del Atlántico (en medio del agite electoral de un complicado proceso, y tras 4 años de rectores en encargo) presentó los programas de licenciaturas en Educación Especial, Educación Infantil, Educación Física, Recreación y Deportes, Ciencias Sociales, Humanidades y Lengua Castellana, Matemáticas, Educación Artística y Lenguas Extranjeras. Todas recibieron concepto negativo del CNA, con lo que tendrían que cerrar la admisión de nuevos estudiantes.

El tema se prestó para que la primera sesión del Consejo Superior con el nuevo rector, Carlos Prasca, no pudiera concluirse satisfactoriamente, por las protestas que hicieron, especialmente los representantes de docentes y estudiantes (de la línea del exaspirante y exrector Rafael Castillo Pacheco), quienes cuestionaron la "oferta" de Prasca de trabajar por la obtención de la acreditación, en lo que consideraron un aprovechamiento político de la situación y desconocimiento de lo hecho por la anterior administración.

Desde antes que se conociera la acreditación de los programas, en la Universidad se consideraba que “los tiempos para obtener la acreditación de los programas de Licenciatura de todas las Universidades Públicas y Privadas en Colombia, debieron ser más amplias al período de seis meses", al tiempo que advertían (aunque no oficialmente) que "el Decreto 892 de 2017, que estableció territorios priorizados en algunos departamentos del país, concedió un plazo de transición de 32 meses para obtener la acreditación de las Licenciaturas que están ubicadas en los Municipios y Departamentos que han sido víctimas del conflicto armado en Colombia, este decreto excluyó a la Universidad del Atlántico quien fue declarada el 31 de marzo de 2016 por medio de Resolución 2015-156962 emitida por la Unidad para la Atención y Reparación Integral de Víctimas, que la Universidad es reconocida como Sujeto de Reparación Colectiva.”

Esto no pasó de allí, y aunque se sabe que el propio Ministerio de Educación actual  ha expresado serios reparos con la inconveniencia de lo normado en el Plan Nacional de Desarrollo, no saben cómo deshacer ese entuerto que se creó y que afecta no solo a la U. del Atlántico sino a otras más, y que hacer una excepción con ésta le va a generar conflictos con otras.

Por ahora la esperanza, tanto de la Universidad como del Ministerio, es que se pueda justificar legal, académica y técnicamente, que los recursos de reposición interpuestos por la Universidad desde el 30 de junio pasado se ajustan a las normas, y puede ser viable otorgar las acreditaciones.

Según informó la propia viceministra Natalia Ruiz, el tema busca la aprobación del CESU (ver video), y para ello se estaría buscando la justificación del cambio de condiciones de gobernabilidad de la Universidad con el cambio de rector, pues Carlos Prasca llegó con el abierto gobierno del Gobierno Nacional y el Partido Cambio Radical.

A propósito de este último, el representante del sector productivo en el Consejo Superior, César Lorduy, por quien se aplazó la última elección hasta lograr su habilitación y voto a favor de Prasca, anunció públicamente su intención de llegar a la Cámara de Representantes por Cambio Radical.

Información de referencia:

- Mineducación extiende 32 meses plazo para que algunas licenciaturas se acrediten obligatoriamente (mayo 2017)

- Tras casi 3 años, Uniatlántico finalmente tiene rector en propiedad (junio 2017)

- Heridas que dejó elección rectoral impiden realizar Consejo Superior en Uniatlántico (julio 2017)