Denuncian que U. Tecnol. del Chocó no reconoce derechos laborales a 45 docentes

Agosto 9/17 Desde hace más de diez años un grupo de docentes de la Universidad del Chocó libra una pelea jurídica con esa Institución y su rector, Eduardo Antonio García Vega, luego que fueran despedidos, al parecer desconociendo su carrera docente como funcionarios públicos, sin tener en cuenta que laboraban como docentes de dos colegios que eran de la Universidad y hoy pertenecen al municipio de Quibdó, pero cuyos contratos y cargas académicas eran con cargo a la Universidad.

La siguiente es la historia presentada por Caracol Radio:

“Fuimos alrededor de 45 docentes nombrados de manera legal y reglamentaria por la Universidad Tecnológica Del Chocó, asignados para laborar en las instituciones educativas anexas, propiedad de la UTCH (Gimnasio de Educación Media y Escuela Normal Superior Manuel Cañizales), donde los salarios fueron pagados con cargo al presupuestos de la universidad del chocó”, señaló Hermes Romaña, uno de los denunciantes.

Los nombramientos fueron realizados por los rectores de la época apoyados en las normas legales que les permitía realizar dichas acciones (Decreto extraordinario 80 de 1980 y Ley 30 de 1992 ).

Cuenta uno de los profesores que además de profesor de dirigir sus respectivas asignaturas “teníamos responsabilidad de asesores de prácticas docente profesional de los programas de la facultad de educación de la UTCH, actividad esta que ejercimos desde nuestra vinculación a la institución”.

“Todos los docentes teníamos pregrados en las diferentes disciplinas y algunos compañeros especializaciones y maestrías”, señaló Hermes Romaña.

Las instituciones (Gimnasio de Educación Media y Escuela Normal Superior Manuel Cañizales), estaban adscritas a la facultad de ciencias de la educación y fueron campos de práctica o laboratorios pedagógicos permanentes para los estudiantes de la facultad de educación.

Mediante acuerdo 0001 de enero 2008 el consejo superior de la universidad tecnológica del Chocó autorizó el traspaso al municipio de Quibdó de las instituciones anexa, además facultó al señor rector para que resolviera la situación del personal docente de dichas instituciones.

El 15 de febrero de 2008, el señor rector por medio de varias resoluciones decidió les asignó nuevas funciones como docentes en educación superior de acuerdo a sus perfiles profesionales.

El 18 de febrero de año 2008 la universidad hace entrega oficial al municipio de Quibdó de las instituciones educativas anexas, y ese mismo día en la sede central de la UTCH, les repartieron la carga académica con la cual empezaron a laborar como docentes universitarios.

Dos años después, el 23 de noviembre de 2010 el rector de la universidad decidió indemnizar a los docentes por supresión del cargo. Lo hizo “sin respetar la carrera docente, simplemente adujo que éramos funcionarios públicos y que la ley lo amparaba, lo mas doloroso fue que seguimos laborando hasta el 30 de marzo de 2012 como docentes universitarios”, señaló el docente universitario.

Cuando les entregaron las liquidaciones, les dijeron “que el tiempo de reclamar se había pasado y que lo único que debían hacer era buscarse un abogado”, recalcó Romaña.

En sentencias dictadas por los juzgados administrativos de la ciudad les reconocieron la calidad de docentes universitarios por el trabajo desempeñado en la UTCH, pero de manera reiterativa sus directivos han desconocido dichas sentencias.

“Nos tuvieron en un limbo jurídico, totalmente desprotegidos, cometiendo toda clase de arbitrariedades como por ejemplo rebajando los salarios de algunos compañeros sin mediar razones jurídicas, simplemente aduciendo que la contraloría. La procuraduría etc. se los pidió", agregó Romaña.

Lo insólito

Desde el año 2014 han intentado que la universidad les entregue los actos administrativos de desvinculación, lo que ha sido negado en reiteradas ocasiones.

Posteriormente impetraron varias tutelas donde solicitaron que se les se protegiera el Derecho de Petición en el sentido de obligar a la universidad para que les entregara los documentos. Las tutelas los favorecieron, pero al parecer no cumplieron con lo ordenado por los jueces.

En el mes de abril pasado impetraron la última tutela, la cual los volvió a favorecer. Pero según los denunciantes el rector Eduardo García Vega, volvió a incumplir.

Incurrieron a meter un incidente de desacato con fecha del 13 de junio, el cual fue admitido por la juez Luz del Carmen Echeverry Ibarguen, pero al fallar dice que señor rector Eduardo Antonio Garcia Vega, no incurrió en desacato a la tutela por que ella considero que con los documentos entregados, el señor en mención no violó el derecho de petición que ella había protegido.

Fuente: Caracol Radio