Rector de la U. Nacional pide al Gobierno claridad sobre modelo de financiamiento de la ed. Sup. pública

Julio 13/17 En entrevista con El Observatorio de la Universidad Colombiana, Ignacio Mantilla Prada, se lamenta de cómo los hechos muestran una contradicción entre la realidad y el interés del gobierno de hacer de Colombia la más educada; dice que en el país no hay un real sistema de educación superior; que con la U. de Los Andes no compite, sino que coopera; y que, por la restricción en la financiación, la educación pública de calidad y su autonomía están en riesgo. También hace un balance de su gestión, a un año de dejar la rectoría, que ocupa por segunda ocasión.

Ignacio Mantilla Prada es un consagrado matemático que espera regresar a la docencia el próximo año que termina su segundo periodo rectoral, al que llegó después de haber sido decano. No puede ser más rector, porque los estatutos no permiten una nueva re-elección.

Aunque su elección fue polémica en un comienzo, especialmente porque no contó con el respaldo de la comunidad estudiantil (sí la docente) en la consulta estamentaria, sus logros le han merecido un importante reconocimiento en el sector (los lectores de El Observatorio lo consideran uno de los tres rectores con capacidad para liderar el sistema de educación superior colombiano).

Ser rector de la Universidad Nacional de Colombia (UN), la universidad pública más importante del país y la más opcionada para estar algún día en el top 100 de las mejores universidades del mundo, lidiar una compleja, controversial y hasta contradictoria comunidad universitaria, haber gestionado nuevos recursos para su IES (como los de la estampilla); haber mejorado (en gran medida) las condiciones de infraestructura; y callado las críticas frente a la falta de un hospital universitario, han llevado a que la protesta interna y las críticas del movimiento estudiantil sean marginales y que sus palabras tengan influencia en el sistema.

 

1) El Observatorio de la Universidad Colombiana -EOUC-: ¿Cómo es el rol de la UN en el sistema de educación y cómo se logra mantener el equilibrio entre ser gobierno y oposición?

Ignacio Mantilla Prada -IMP-:  Independientemente de quién sea el rector, la UN representa al Estado, es la única de carácter nacional y además tiene un fuero especial que le da el Decreto Presidencial 1210 de 1993. La UN está llamada a jalonar todo el sistema de educación, y se ha caracterizado por conservar una independencia de los gobiernos. Es crítica, reflexiva y polémica, pero también una excelente consejera del Estado.

La UN no está ni en el gobierno ni en la oposición. Acude al gobierno porque depende de éste para muchas de sus cosas, pero cuando tiene que hacer alguna crítica lo hace.

Hemos encontrado un gran respaldo del Congreso de la República a la educación pública y a la UN en particular, y el gobierno nos atiene mucho más si llegamos con propuestas a si solo nos limitamos a polemizar desde los auditorios.

 

2) EOUC-: ¿Qué tanto influye la UN en el país?

IMP-: Muchísimo. Por ejemplo, en el proceso de paz, coordinamos todos los foros para llevar los documentos a La Habana que sirvieron de base para el acuerdo, porque ganamos la confianza tanto del gobierno como de la guerrilla. La UN influye en todas las áreas del conocimiento, aunque no como se desea, tal vez no en los niveles de dirección del Estado, pero sí en sus equipos profesionales.

La UN no está en la posición social deseada. Merece una posición mucho mayor. Llevamos un gobierno de 8 años y la UN no ha tenido en este gobierno un reconocimiento en un cargo importante que dependa directamente del gobierno. El único ministro egresado de una universidad pública es Germán Arce, de Univalle. Esperaríamos tener al menos un ministro, embajador, director de gran departamento…

 

3) EOUC-: ¿La presencia del Gobierno Nacional en el Consejo Superior de la UN no le da una excesiva dependencia a la Universidad de lo que diga este?

IMP-: No dependemos del gobierno sino del Estado. El Consejo Superior lo preside ministra o la viceministra de Educación Superior (no se admiten delegados de éstas), un representante del Presidente de la República (que es Carlos Angulo, exrector de la Universidad de Los Andes) y otro delegado del presidente en los egresados (Paulo Orozco); es decir, el gobierno tiene 3 de los 8 miembros del Consejo Superior. No es una dependencia, sino una atención especial que le presta el gobierno.

 

4) EOUC-: ¿Qué es lo más complicado de ser rector?

IMP-: La UN es muy compleja. Tiene una comunidad calificada con expertos en todas las áreas que pueden contradecir todo lo que se propone; de allí que lo más difícil es tener la gobernabilidad para poder tomar las decisiones. Curiosamente, las universidades son comunidades profundamente conservadoras, aunque la gente se imagina que son revolucionarias… y eso es garantía de que no se equivoquen con frecuencia.

 

5) EOUC-: ¿Qué tanta distancia hay entre la UN y la U. de Los Andes?

IMP-: La pugna está más en la imaginación de la gente. No competimos, cooperamos. Hay políticas que Uniandes ve con buenos ojos y la UN no.

Todos decimos que este gobierno ha sido de Los Andes, no de los Santos... por su gran participación en el poder. Como universidad pública vemos que nuestros egresados no tienen la misma confianza y reconocimiento de los gobiernos; y encontramos que todos los cargos que se ocupan sin un proceso de meritocracia difícilmente son para nuestros egresados. En donde hay concursos de méritos la UN tiene gran participación.

 

Ideas de Ignacio Mantilla, que son noticia

“La U. Nacional de Colombia está llamada a jalonar todo el sistema de educación”

“Las universidades son comunidades profundamente conservadoras, aunque la gente se imagina que son revolucionarias”

“Queremos ser el país más educado, queremos que haya investigación, pero parecería que hacemos todo lo contrario para lograrlo, porque las políticas son contrarias a ese deseo”

“Colombia está muy lejos, en materia universitaria, de alcanzar cifras significativas en educación superior en la región”

“La Universidad Nacional de Colombia y sus egresados no están en la posición social deseada. Merecen una posición mucho mayor”

“Creo que Colombia deberían implementar el grado 12: Es mejor tener un grupo de muchachos estudiando que de holgazanes... muchos de ellos no van a entrar a la universidad, pero un año más de educación los potencia”

“Este gobierno ha hecho algunas cosas interesantes… pero en educación superior las iniciativas no han sido muy afortunadas”

“Creo que hubo un intento concreto de afectar la autonomía con crear esos mecanismos de inspección y vigilancia (Ley 1740)”

“Hemos querido cambiar el concepto de autonomía institucional por el de autonomía personal. Nos rasgamos las vestiduras defendiendo la autonomía universitaria, pero se las negamos a los estudiantes”

 

6) EOUC-: ¿Qué tan lejos está, además de contar con el dinero necesario, la UN de poder estar entre las 100 mejores del mundo?

IMP-: La UN no está lejos de figurar entre las mejores, incluso bajo el estándar de medida de los valores -rankings- anglosajones (que, por ejemplo, no miden el impacto social de la universidad con sus egresados). Nuestro problema con estos rankings es que la UN no tiene la información correctamente aportada. Pecamos por unas falencias muy grandes. Por ejemplo, en materia de internacionalización al interior mismo de la UN no reportamos la movilidad de profesores visitantes que tenemos…

No todas las universidades se pueden medir con la misma barra. Incluso cuando se compara con Los Andes, tampoco hay comparación. Por ejemplo, tenemos programas nacionales, como en Tumaco, que no realiza ninguna otra institución.

 

7) EOUC-: ¿Cómo responder a la crítica de algunos en el sentido de que la UN se lleva la mayor parte de los recursos de transferencia del Estado a la universidad pública?

IMP-: Digamos que también es la universidad que más recursos demanda, por ejemplo, en su planta de profesores. Pero el problema de fondo es estructural y hay que resolverlo. Es el modelo de financiamiento que soterradamente se está cambiando. Estamos pasando de un modelo de subsidio a la oferta por uno de subsidio a la demanda; y eso es preocupante para las universidades públicas, pues no podemos subsistir de esa manera.

Por ello, hay que tener mucha claridad y que se diga cuál va a ser el modelo a aplicar. La Ley 30 concibe un modelo de financiación distinto al que se está abordando hoy en día, y no podemos vivir de una matrícula, no podemos aspirar a sobrevivir con programas como los que puede aportar Ser Pilo Paga o con créditos contingentes al ingreso. Que nos digan para ver cómo nos vamos a acomodar.

Porque la situación es como si nos dieran una raqueta de pin pong para jugar tenis y la raqueta de tenis se la dan a otro.

No necesariamente hay que cambiar el modelo de financiación de la Ley 30, pero sí hay que asegurar los recursos. O se corrige y se compensa, y si el modelo va a hacer otro, que se diga claramente.

Me inclino por mantener un subsidio a la oferta. Ese modelo puede traer grandes resultados, aunque se puede combinar. Eso sí, las universidades públicas tienen mucho que aportar, y podríamos ampliar la cobertura con mayor financiación. Porque un país sin una cobertura pública fuerte, representativa está condenado a la manipulación.

 

8) EOUC-: ¿A qué se debe esta situación que se está dando: Al modelo neoliberal, al Banco Mundial, a la OECD o incluso a inocencia o negligencia de funcionarios públicos?

IMP-: No lo sé, pero se ve una política enfocada a los créditos y modelos como el de Chile. Se quiere combinar el modelo americano y el europeo, que podría funcionar correctamente con una educación pública y privada en donde ambas puedan funcionar correctamente. Si usted mira, por ejemplo, la UNAM o la UBA reciben financiación del Estado y no tienen problema.

Y la Universidad de Chile, aunque solo recibe cerca del 8% del estado, tiene un modelo que permite, vía matrículas, la financiación requerida.

Lo cierto es que hay que tener claridad que, por ejemplo, formar un doctorado cuesta muchísimo y no se puede medir la cobertura únicamente por matrícula en pregrado.

 

9) EOUC-: ¿Cuáles son los temas que deberían apuntarse para revisar el sistema de educación superior?

IMP-: El país no tiene un verdadero sistema de educación superior. Hay una suma de subsistemas unidos con una intersección vacía. Estamos muy dispersos. Este es un sector que habla y dialoga mucho, y que requiere consensos. Pero, por ejemplo, no hay consensos en el SNET y las TyT están desarticuladas de la educación media, mientras que a las universidades se nos han asignado tareas que no nos toca, como nivelar a los malos bachilleres.

 

10) EOUC-: ¿Hay alguna esperanza de que, en lo que resta del actual gobierno, haya un logro significativo para la educación superior?

IMP-: Este gobierno ha hecho algunas cosas interesantes. Intentó reformar la Ley 30, implementó la jornada única, pero en educación superior las iniciativas no han sido muy afortunadas. No es que no haya habido voluntad, pero las iniciativas no resuelven el problema de fondo. Creo que en lo que queda no hay posibilidad de cambios importantes. Posiblemente logremos algunos recursos, pero no creo que algo más que eso.

 

11) EOUC-: Independientemente de la responsabilidad que le cabe al gobierno, ¿qué pasa en el de la educación superior sector para que éste no avance como se quiere?

IMP-: No ha habido una verdadera política de educación que haya sido socializada, aceptada, consensuada. A veces hay ocurrencias, pero no proyectos, y eso termina en que los resultados no son los esperados. Colombia está muy lejos, en materia universitaria, de alcanzar cifras en educación superior. La solución empieza si se reconocen las deudas de cada IES.

 

12) EOUC-: ¿Por qué ha sido tan difícil integrar al SUE?

IMP-: El SUE se ha limitado a discutir el tema financiero, y los demás temas han quedado relegados. Al interior hay muchas diferencias.

 

13) EOUC-: ¿Cómo hizo para voltear la opinión en contra que tuvo al comienzo en su elección y re-elección, y como calmó el movimiento estudiantil?

IMP-: La UN está muy politizada. Hay grupos militantes de movimientos políticos y hay una falsa interpretación de la democracia. Se cree que en las universidades la democracia es la misma que existe para la elección de ciertas autoridades. Es como si un estudiante, en la sustentación de una tesis, en un auditorio con 200 compañeros y 3 jurados, y los jurados consideran que no debe aprobar y los compañeros que sí. Pero en las universidades pesa más el concepto que tengan ciertas comunidades sobre la gestión, y en la UN son muy claras las reglas de elección, y por eso me presenté, pues no tengo vocación para hacer campaña. Es el consejo superior el que elige.

LOGROS

Veníamos de un paro de la facultad de medicina, por falta de hospital y hoy ya tenemos ese hospital propio que nunca había tenido en la universidad.

Otros logros, la estampilla pro UN, la mejora en la infraestructura, la apertura de sedes, que se han abierto programas académicos muy importantes, que estaba necesitando el país, y el tener un nuevo estatuto estudiantil, profesoral y disciplinario para profesores y administrativos.

Teníamos tres estatutos profesorales vigentes, con grandes diferencias e inequidades, y eso se logró unificar. También se creó la tenencia del cargo: es decir, que un profesor va a tener su cargo hasta la edad de retiro forzoso o hasta que él lo desee sin necesidad de renovar el contrato. Pese a las críticas iniciales, se confirma que los profesores se sienten estimulados y muestran un compromiso mayor.

 

14) EOUC-: Finalmente, ¿un sueño no logrado?

IMP-: La creación de la sede de la Paz de Valledupar, aunque aún hay esperanzas. Está pendiente que la gobernación termine el campus, que lleva más de un año de retraso, y falta que Minhacienda dé los recursos

Otros sueños no logrados, hasta ahora: La decepción de un sólido programa de egresados en una universidad con más de 100 mil egresados. No hemos logrado que estos aporten a la universidad y el programa de donaciones no arranca.