Heridas que dejó elección rectoral impiden realizar Consejo Superior en Uniatlántico

Julio 13/17 La primera sesión del Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, tras la elección de Carlos Prasca como rector en propiedad, se dio entre discusiones reiteradas, gritos e insultos, por lo que fue suspendida por el gobernador y presidente del Consejo, Eduardo Verano, por falta de garantías. 

Para los representantes de docentes y estudiantes, y sus suplentes, (quienes no habían respaldado la elección de Prasca), el intento de éste de acreditar unos programas había sido convenido con Mineducación si llegaba al cargo. 

Ante los ánimos caldeados en el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, el gobernador del departamento, Eduardo Verano, expresó que buscará “un ambiente de unidad” dentro del cuerpo colegiado.

De la reunión, se pudo conocer que los miembros solo pudieron avanzar hasta el segundo punto contemplado en el orden del día, que obedecía a un informe académico y financiero del nuevo rector, Carlos Prasca.

Si bien existen diferentes versiones sobre lo sucedido al interior del cuerpo colegiado, los consejeros coinciden en que las discusiones acabaron en la “falta de respeto”.

De acuerdo con Prasca, la reunión comenzó con desacuerdos en la aprobación del orden del día, algo en lo que aseguró “nos tardamos una hora en decidir”. En temas como la administración de actas o el contenido del informe del rector sobre la rectoría saliente, precisó, se tardaron unos 40 minutos más.

Iniciada la exposición de Prasca, uno de los puntos más álgidos en su intervención fue el anuncio de la próxima acreditación de cuatro programas en la UA–de los ocho negados por el Ministerio de Educación. 

Sobre esa noticia, expresó Prasca, se originaron varias desavenencias. Roberto Figueroa, representante de los docentes en el Superior, expresó que “ese anuncio fue aberrante, no es ético, es cuestión de politiquería. Lo que hizo el Ministerio fue presionar con las acreditaciones para que cuando Prasca fuera elegido quedara como un Mesías”, dijo Figueroa.

Según los voceros estudiantiles y docentes "en el informe sobre la acreditación de los programas de la Facultad de Educación, el rector Carlos Prasca, expresó que saludaba el esfuerzo hecho por los funcionarios encargados de adelantar dicho proceso, pero que nada de lo hecho servía y que por lo tanto, trajo a personas de afuera de la universidad para darle solución. Informó que próximamente le iban a aprobar la acreditación a 4 de los 8 programas a los que les fue negada, dejando en el ambiente que su gestión, de 15 días logró lo que todo un equipo no pudo en meses de trabajo. Al respecto, manifestamos que esto era sumamente sorprendente y sospechoso, en el sentido que las condiciones para lograr la acreditación de unos programas no se resuelven de la noche a la mañana y que por el contrario, esos 4 programas a los que se refería, ya contaban con la acreditación, pero que el MEN se los había negado para darle un manejo político y ambientar su llegada a la Universidad del Atlántico como todo un mesías o el Rey Midas".

Al parecer, estas consideraciones fueron el ‘detonante’ de otras discusiones. De acuerdo con el representante eltudiantil, Jhonatan Camargo, el representante de los gremios, César Lorduy, “interrumpió una y otra vez al docente e increpó con insultos al representante estudiantil, con lo que logró enrarecer por completo el ambiente de la sesión”.

Frente a los señalamientos hechos por Camargo, Lorduy se defendió y explicó que intervino porque no dejaban desarrollar con normalidad la sesión. “Yo les dije que si lo que querían era que esos programas no se acreditaran bajo el trabajo de Prasca para que él recibiera aplausos, eso no tenía sentido”

Según coinciden, entre estas perspectivas y otras denuncias por supuestos nombramientos irregulares y cadenas de whatsapp anónimas, se abrió espacio para discusiones de tipo personal. “Se dijeron palabras altisonantes”, dijo Prasca.

Ante la situación, Verano decidió levantar la sesión. “Se paró de la mesa por falta de garantías”, señaló Lorduy.

Posteriormente, los voceros estudiantiles explicaron que sus diferencias radican en la necesidad de que el Consejo Superior aborde otros temas claves para la Universidad (ver comunicado).

Adaptación de El Heraldo y otros medios