Hasta ahora Mineducación pregunta qué pasa en la U. Incca

Julio 4/17 Como una forma de bajar la protesta, la Universidad Incca de Colombia mandó a una semana de receso a sus empleados, mientras busca desesperadamente, a cambio de predios, créditos de la banca, para poder pagar sus obligaciones financieras (hasta han sufrido cortos de internet por falta de pago) y la deuda que tiene con centenares de trabajadores, a quienes no paga salario ni seguridad social desde hace 124 días.

Por ello, y después de todos los reclamos que han llegado al Ministerio, la subdirectora de Inspección y Vigilancia, Magda Méndez Cortés, requirió a las directivas para explicar la situación.

Pues las mismas no han dado la cara a sus trabajadores. La presidenta y representante legal, María Solita Quijano, nunca aparece y la rectora se fue al encuentro de rectores de Colombia y Francia, en Europa.

La situación es más grave de lo que parece, y los pagos de nómina -según han dicho algunos directivos- sólo cubriría parcialmente las obligaciones.

Es decir: Demanda de alumnos a la baja y propiedades hipotecadas para cubrir créditos de nómina.

La comunicación del Ministerio se basa en la Ley 1740, por considerar que la situación financiera de la Universidad "podría eventualmente afectar las condiciones en que debe prestarse el servicio educativo".

El Ministerio reacciona muy tardíamente, ojalá a tiempo, frente a esta situación, pues desde que se levantaron, sin explicación lógica alguna las medidas que la misma entidad tenía sobre la Universidad, sorprendió que esto hubiera sucedido cuando desde antes ya se sabía la delicada situación financiera de la IES, que el mismo Ministerio avaló con su silencio.