“Defiendo las Instituciones de Educación Superior”: Viceministra Natalia Ruiz

Mayo 7/17 La viceministra de Educación Superior, Natalia Ruiz Rodgers contó a El Observatorio su panorama de los principales temas del sector y expresó su preocupación porque no están dadas las condiciones para que se acrediten las licenciaturas, así como tampoco el crecimiento esperado en programas e IES acreditados para obtener créditos Icetex, a 2018.

También sus intereses en trabajar por la calidad y el financiamiento (temas que la desvelan). Defiende Ser Pilo Paga y dice que no se puede atribuir a éste la crisis financiera de la universidad pública. Denuncia que hay cerca de 100 docentes que devengan más de 30 millones de salario.

- ¿En qué va el SNET?

Ruiz reconoce que la ministra Giha no estaba debidamente informada de lo que venía del proceso (frente a los polémicos proyectos de ley con Mintrabajo y el Sena), y que han encontrado, a raíz de advertencias de rectores y directivos de la educación superior, que falta de claridad en la forma como está diseñada la propuesta, pues no ven cómo se haría exactamente la articulación de los diversos niveles. Cita como ejemplo que en muchas instituciones al técnico profesional o al tecnólogo no se le forma ampliamente en ciencias básicas, lo cual representa un problema al respecto. Además, aclara que “no se puede decir que es un SNET articulado si no están de acuerdo los actores”.

Aún así siguen trabajando. Anuncia que próximos días presentarán 9 catálogos para alimentar el Marco Nacional de Cualificaciones, y con un sentido muy práctico recuerda que mucho se ha hablado y escrito sobre el tema y que el documento base que recogió todo fue el Acuerdo por lo Superior 2034, del CESU 

Por lo mismo, el Ministerio ha cambiado la estrategia y ha decidido apoyarse en el mismo CESU para orientar el debate al respecto y, en muchos casos sin necesidad de reformar leyes, dar directrices que permitan favorecer el diálogo y el acercamiento entre las partes.

Al respecto ya se están haciendo talleres con el CESU para evaluar qué es lo que se debe pedir a cada nivel y se definan los mecanismos de aseguramiento para cada nivel.

Lea Difícilmente habrá SNET en este gobierno

 

- ¿Y el aseguramiento de la calidad?

Este es, tal vez, el tema que más interesa y preocupa a la viceministra. Es consciente que tenemos muy homogenizados los mecanismos de medición de la calidad entre registro calificado y acreditación de alta calidad, lo cual “no tiene sentido”.

Sabe que hay dificultades estructurales en el sector que no ayudan a este logro: la Superintendencia de educación superior, propuesta en la Ley 1740 de 2014 no salió por un fallo de la Corte que derivaba en restricción presupuestal, y no se tiene contemplada ahora, y la Agencia Nacional de la Calidad -que demanda una reforma de ley, para integrar -entre otros- a CNA, Conaces e Icfes- tampoco está visibilizada en lo que queda de gobierno.

Pero hay una salida. “No necesito re-estructurar para definir modelos conceptuales”, dice. “El Cesu y el CNA deberían conversar; eso no es del ley. Es de sentido común”, y su objetivo es propiciar ese diálogo para que se re-evalúe cómo debe ser la relación de registro calificado y acreditación, entre otros aspectos.

 

A propósito del CESU

Este mes reemplazará a cuatro de sus consejeros. 4 por vencimiento de periodo: Los rectores de las universidades privadas Juan Carlos Henao -Externado- y José Consuegra -U. Simón Bolívar-; uno de los dos representantes del sector productivo -el caucano Luis Hernando Andrade- y el nuevo vocero de las comunidades académicas que reemplazará a Pedro Prieto, quien renunció precisamente por estar en contra de la manera como el MEN manejó el tema del SNET con Mintrabajo.


- Se buscan más recursos de funcionamiento para las IES oficiales

Una de las principales preocupaciones del Viceministerio es el de cómo aprovechar los recursos de la reforma tributaria y hacer un modelo sostenible, creciente, para que las IES oficiales -universidades y no universidades- reciban recursos de funcionamiento, a través de los recursos de la reforma.

Para ello vienen trabajando con los rectores del SUE una propuesta de documento Conpes que permita alcanzar este objetivo a partir de 2018 y, de esta manera, se comience a tener “un sistema de educación más equitativo en la distribución de recursos”, pues existe una enorme asimetría en la forma de asignar recursos.

- La apuesta por el Plan de Educación Rural

Ruiz confirmó que con el interés de optimizar los recursos y llegar a más regiones del país, el programa de Universidades para la Paz (lanzado en 2016 por el entonces viceministro y ministro encargado, Francisco Cardona, con el presidente Santos), fue parado no solo para ampliar su marco de acción sino para optimizar los recursos.

La intención es trabajar formalmente todo un Plan de Educación Rural, no solo en desarrollo de los compromisos del Gobierno con los acuerdos de paz con los desmovilizados, sino que también llegue a las víctimas y a los jóvenes de las regiones más apartadas del país y en donde no siempre están todas las acreditadas.

Para ello se viene motivando un trabajo con muy diversos actores, como embajadas (Francia, Italia e Israel), otros entes gubernamentales y universidades, a fin de diseñar “modelos educativos innovadores, adaptables y flexibles según la oferta de cada región”. Se busca que los estudiantes no se vayan de sus regiones y que las IES tengan espacios allá, como escenarios de práctica.

“se está construyendo con todos”, y ya se cuenta con los aportes de 66 IES y 385 proyectos de experiencias de compromisos con la paz y estrategias de inclusión que se están evaluando.

- Ser Pilo Paga como la mejor oportunidad histórica para brindar acceso

Ruiz pretende superar los debates en torno de Ser Pilo Paga -SPP-, programa al que considera “exitoso”, pues señala que ningún programa de fomento del Gobierno, como éste, ha logrado la motivación y el impacto de SPP “ni siquiera con los más de 60 fondos del Icetex”.

“SPP como proyecto social ha estimulado la educación y la calidad. Ha aumentado la esperanza de los jóvenes”. La paradoja, dice frente a las críticas, es que “se vuelve problema porque es bueno”.

Con respecto a la deserción en el programa señala que “para nosotros no es tan alta como se plantea”, y advierte que “se pueden estar confundiendo las cifras con aplazamientos”.

Es más, señala que “tenemos que ser más ambiciosos en Ser Pilo Paga con respecto a otros países de América”, y cita como ejemplo el caso de Perú en donde no se entregan 40 mil becas, como aquí, sino 100 mil".

Sí es enfática en invitar a diferenciar el problema de financiamiento y la situación de Ser Pilo Paga. Advierte que éste es estructural e histórico y que no se le puede “echar la culpa” a Ser Pilo Paga por el “los míticos 16 billones de déficit” que dice la universidad pública que supuestamente el Estado le debe.

Es más, advierte que en ese déficit, por ejemplo, se trae un acumulado que aumenta por el régimen prestacional de los docentes “que no tiene techo”, pues si bien se dice que hay “9 mil docentes de las universidades públicas con salario de enganche muy bajito, hay 100 docentes con más de 30 millones de salario”.

- Los retos del Plan Nacional de Desarrollo

La Ley 1753 de 2015, o Plan Nacional de Desarrollo, pide: 1) Que todas las licenciaturas se acrediten a junio de este año; y 2) Que el Icetex apoye el crédito a estudiantes solo de IES y programas acreditados.

Al respecto, la viceministra Natalia Ruiz dice: “Ideal que pudiéramos tener una mayor calidad en todo el país, sobre todo en licenciaturas, pero cuando hemos hecho los estudios de qué ha pasado con los programas y la acreditación, nos chocamos con el gran volumen de cómo ha crecido el sistema, y estamos desbordados… eso nos lleva a plantear una alternativa. Vemos muy complicado que las IES puedan cumplir con esas metas del PND”. No obstante, no se plantea cuál es esa alternativa.

Lea Dura crítica a oportunistas e innecesarias políticas en educación, ciencia y tecnología

Lea Rector de la U. Pedagógica anuncia una "masacre" de licenciaturas en el país

 

 

- ¿Se está extinguiendo la fuerza la le Ley 1740, de inspección y vigilancia?

La viceministra responde con un categórico no. “Yo lo que siento es que la 1740 se hizo pensando en mejorar la calidad con medidas que antes no teníamos. Se ha seguido al pie de la letra, y se ha acompañado a las IES con las que ha habido alguna intervención”.

Es más, señala que “seguimos trabajando. Uno es responsable de hacer las evaluaciones muy juiciosas como la hicimos con algunas IES” frente a las cuales se vienen levantamiento de las medidas”.

- “Estamos desbordados”

Así lo reconoce Ruiz con respecto a las labores del Viceministerio de Educación Superior. Informa cómo en los últimos tres años se triplicaron las convalidaciones (van por 12 mil), y refiere a que en 2017 se tienen proyectados 3 mil nuevos registros calificados o renovaciones y 200 solicitudes de acreditación de programas. Advierte que “hay que hacer algo en lo operativo porque con la misma estructura que tenemos no se puede dar respuesta”, y espera que eso se responda en este año.