Uniatlántico: Fuerzas polarizadas en torno a la elección de nuevo rector

Mayo 3/17 Este jueves el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico citó al Comité Electoral para fijar la fecha de designación de nuevo rector, siempre y cuando no se presente alguna circunstancia novedosa- como reiteradamente se ha repetido en los últimos tres años, y que ha impedido que esa IES tenga rector en propiedad.

Si el proceso avanza y se define fecha para elección, quien quede rector va a representar explícitamente un sector y una propuesta muy diferente, y es muy posible que el anhelado deseo de concertación con rector en propiedad, termine alargando las divisiones y polarizaciones.

 

Carlos Prasca, Salim Mattar y Rafael Castillo

La situación entre los tres candidatos definidos previamente es así de clara:

1) Carlos Prasca Muñoz, es el candidato de los egresados, y apuesta por la extensión y regionalización.

El el ex secretario de Educación del Atlántico proyecta una universidad con mayor posicionamiento regional, por lo que propone una ampliación de la oferta académica de pregrados, un mejoramiento de la infraestructura física en los diferentes campus, el aseguramiento de la calidad y acreditación de programas e institucional, entre otras iniciativas. Expresa además que su objetivo es transformar a la Universidad en un “ente articulador en materia de ciencia, tecnología e innovación”, por lo que pretende fortalecer la oferta de postgrados con especial atención en programas de maestría, hacer promoción de la producción científica, así como dotar laboratorios, aulas tecnológicas y talleres. Entre sus estrategias, también destaca proyectos para desplegar acciones de inclusión social y otros para impulsar la sostenibilidad de la Universidad.

2) Salim Mattar Velilla, es el candidato de los exrectores, y su apuesta es la acreditación y y la investigación.

Con más de 12 años de experiencia como director del Instituto de Investigaciones Biológicas del Trópico en la Universidad de Córdoba, Mattar apuesta por cuatro metas para 2018: conseguir la acreditación de alta calidad en un 30 % de cada facultad, lograr que el 100 % de las facultades cuenten con al menos un programa de Maestría, el 50 % de ellas con un programa de Doctorado y por último, una acreditación institucional. Para obtener lo anterior, el microbiólogo investigador fija entre sus estrategias generar confianza institucional con el manejo transparente de los recursos, participar en convocatorias externas para captar recursos, fortalecer las revistas científicas para mejorar el índice de SCImago, crear un fondo para apoyar la publicación en revistas de Q1 y Q2 con el propósito de visibilizar la Universidad (ISI + Scopus), entre otras iniciativas que apunten a la acreditación. 

3) Rafael Castillo Pacheco es el candidato de los estudiantes, y orienta su programa especialmente hacia las finanzas y la gobernabilidad.

Es economista con maestría en gobierno y políticas públicas. Expresa que su programa descansa sobre tres estrategias. En primer lugar, expresa que buscará  con las facultades, la activación de un plan estratégico, la edificación de una nueva arquitectura administrativa “más horizontal” y el un nuevo modelo de Buen Gobierno Universitario que implique crear un marco institucional con sistemas de rendición de cuentas. Además, plantea una estrategia de “finanzas sanas” que prevé un marco fiscal de mediano plazo, un presupuesto programático construido“desarrollo de una cultura democrática, que incentive los procesos de formación de capital social”. La tercera propuesta consiste en convertir a la acreditación en “punto focal del liderazgo rectoral”, a partir de la investigación científica y de nuevas líneas de investigación como energía, cambio climático pobreza.