Unincca: El dilema en torno a si Mineducación levanta o no las medidas sobre esa U.

Abril 25/16 Esta semana se cumplen dos meses de retraso de la Universidad Incca de Colombia en la nómina de profesores de planta y personal administrativo, además de que ya han comenzado a atrasarse en la seguridad social del actual mes. La Universidad no puede responder por sus compromisos financieros, y directivos han comenzado a renunciar.

Necesita un préstamo, pero las medidas preventivas del Estado (Ley 1740 de 2014) no ayudan a que la banca decida. El Observatorio ha sabido del interés del Ministerio de levantar las medidas, tras un polémico informe de la Subdirección de Inspección y Vigilancia, de febrero pasado, que dice que la Universidad cuenta con un "patrimonio suficiente para el normal y correcto desarrollo de sus actividades de docencia, investigación y extensión", cuando la realidad es todo lo contrario.

"Se concluye que el Ministerio de Educación Nacional debe valorar la procedencia de dar por terminadas las medidas adoptadas para la Universidad INCCA de Colombia, en la Resolución No. 20383 del 16 de diciembre de 2015", dice el informe del Ministerio firmado por el profesional Carlos Jordan Molina Molina. 

Si bien la Universidad ha avanzado en muchos de los requisitos exigidos por el Ministerio, la calidad académica y un adecuado ambiente laboral no se está dando en virtud de los recortes de personal y ajustes de cargas de trabajo que han debido hacerse, las cuales han terminado afectando la calidad de procesos como los de investigación y algunas tareas administrativas que se han afectado por la renuncia de personal, por ejemplo.

El dilema surge porque si el Ministerio levanta las medidas sobre la Universidad, ésta podría conseguir más fácilmente el crédito que necesita, pero estaría aumentando su déficit, de manera grave, pues la demanda de estudiantes viene en picada de tiempo atrás y los ingresos no alcanzan a cubrir un déficit acumulado que supera los 3 mil millones y cada día crece más con los intereses de los créditos que ya tiene comprometidos.

Los costos y gastos de funcionamiento de la Universidad son superiores a sus ingresos. En 2014 la Universidad tenía más de 5.000 estudiantes y hoy la cifra bajó a menos de 3.500.

Vale recordar que uno de los objetivos por los cuales el Estado, a través del MEN, intervino en la Universidad Incca de Colombia e impuso medidas de protección en diciembre de 2015, fue el de asegurar que las rentas de la IES se conserven y se apliquen debidamente, a través de la eficiencia y el correcto manejo e inversión de todos los recursos y rentas de la IES.

Si el Ministerio de Educación levanta las medidas que pesan sobre la Universidad, y retira el inspector In Situ (que era Rodrigo Acosta y ahora es Noralba Correa Tor), ¿está evadiendo su responsabilidad con la Incca o está permitiendo que ésta se desarrolle libremente, aunque financieramente esté en una situación más grave de la que tenía en el momento de la intervención?. ¿La "garantía de la autonomía universitaria" de la que habla la Ley 1740 se segura con o sin intervención del Ministerio?

Difícil situación para la Universidad, pero también para el Ministerio, pues manteniéndose o alejándose de la Institución, podrá ser protagonista, observador o responsable de cómo se resquebraja la solidez de una Universidad con más de 50 años, pues lastimosamente los hechos dicen que tras 17 meses de intervención del Ministerio la situación en poco o nada ha mejorado.