Otra vez, la U. Incca con serias dificultades para pagar nómina

Marzo 28/17 Aunque no se ha hecho público, El Observatorio conoció que el Ministerio de Educación Nacional ha dejado de actuar con respecto a las medidas de intervención que tenía sobre la Universidad Incca de Colombia. Esto podría ser una buena noticia, pero lamentablemente y una vez más la situación financiera está poniendo en grave riesgo su estabilidad, a tal punto que no está seguro el pago de la nómina de este fin de mes y se corre el riesgo que llegue Semana Santa sin que esto se dé. Además, no se ha cancelado aún la seguridad social de los empleados, incluidos los profesores de cátedra.

Aunque desde febrero del año pasado, la Universidad informó públicamente que había cumplido los requerimientos del Ministerio, lo cierto es que sus matrículas no han tenido el comportamiento esperado, ninguno de sus 27 programas (6 especializaciones, 18 universitarios y 3 tecnológicos) ha logrado la acreditación de alta calidad, y nuevamente (esta situación ya se había presentado luego de febrero de 2016), no tiene los recursos para pagar nómina a tiempo, así como también se hacen comunes los retrasos en los pagos a los proveedores.

A comienzos de año se supo que Rodrigo Acosta había dejado de ser el inspector in situ, designado por el Ministerio de Educación, y aunque la Subdirección de Inspección y Vigilancia del Ministerio ha dejado de intervenir en la Institución, miembros de la comunidad académica se lamentan de ello, pues más allá de lo que signifique que el Ministerio actúe en la institución, ésta constituía -por lo menos- una garantía para que las cosas mejoraran. Sin Ministerio actuante, la situación se vuelve a enredar.

Los estados financieros no pintan bien y la Universidad no logra consolidar el suficiente respaldo que necesita del sector financiero para cubrir sus obligaciones. La banca privada (Sudameris) solo les ha prestado una parte de lo que necesitan y la Universidad ya ha recurrido a Fodesep para atender sus apuros.

Entre tanto, la Universidad logró que el Ministerio de Educación le aprobara una reforma a los estatutos, en la que se modifica el esquema de dirección establecido desde la época del fundador Jaime Quijano Caballero, quien llegó a ejercer, al mismo tiempo, la presidencia, rectoría, representación legal, y el derecho de veto a cualquier disposición del claustro de electores. En los nuevos estatutos se confirma el control de la Universidad por parte de las actuales presidenta - representante legal, María Solita Quijano Samper (hija del fundador), y la rectora, María Carolina Villamizar Bonilla.