Calificadora internacional de riesgos raja la situación financiera de universidades públicas colombianas

Marzo 24/17 La calificadora internacional de Riesgos Fitch Ratings alertó por un preocupante crecimiento de los déficit operacionales de las universidades públicas del país.

Los recursos adicionales que el Gobierno creó a través del CREE no son suficientes para suplir, además del pasivo pensional, el déficit ocasionado, entre otros, por el aumento de los salarios de los profesores, los requisitos de acreditación de calidad, el crecimiento de escuelas politécnicas y tecnológicas y los accesos a bibliotecas internacionales.

Según la firma internacional, “los déficit operacionales se han acumulado durante 25 años después de que los créditos nacionales recibidos del Gobierno estuvieran vinculados a la tasa de inflación, que ha sido inferior a la tasa de crecimiento de sus costos“.

El aumento de los gastos por encima de los ingresos, y las responsabilidades pensionales en el corto plazo, explican que este déficit se haya disparado.

Por una parte, los ingresos que apropia en su presupuesto la Nación para las universidades están ligados a la inflación, desde la Ley 30 de 1992, lo cual ha llevado a que, descontando la inflación, las universidades reciban cada vez menos recursos.

Ficth señaló que “las universidades colombianas han visto que los créditos nacionales crecen más lentamente que sus gastos operativos, desde la aprobación de una ley de 1992 que vincula el aumento de los créditos con la tasa de inflación“.

Esto, sostuvo la firma, “ha sido especialmente cierto desde la dramática disminución de la tasa de crecimiento del índice de precios al consumidor, que cayó de un 20,69% año a año en 1998 a los bajos dígitos en los últimos años“.

Explicó además que este sistema de cálculo de la financiación condujo a déficit estructurales, ya que los gastos de explotación han aumentado por encima de la tasa de inflación desde 1992, debido principalmente al aumento de los salarios de los profesores, a los requisitos de acreditación de calidad para las universidades, al crecimiento de escuelas politécnicas y tecnológicas y a la compra de acceso a las bibliotecas internacionales.

Para la agencia, estos déficits “debilitan su viabilidad financiera y por tanto nuestra mirada sobre su capacidad crediticia“.

Las universidades públicas, reconoce Fitch, han hecho esfuerzos para conseguir recursos de consultoría y meterse en otros negocios, como la asesoría y las auditorías. Esto les ha permitido, para la agencia, contribuir a cubrir su déficit, pero no han sido suficientes para compensar el crecimiento en los costos.

Recordó que para hacer frente al déficit estructural, el gobierno central asignó algunos ingresos adicionales del presupuesto nacional (CREE) que podrían aplicarse principalmente al gasto de capital y, en muy pocos casos, a los gastos operacionales.

El Congreso también ha aprobado una serie de impuestos especiales sobre los contratistas privados en las regiones. Estas ‘Estampillas’, que están dirigidas a las universidades vienen con algunos requisitos. La mayoría debe invertirse en CAPEX y aproximadamente 20% -30% puede ser usado para cubrir los gastos de pensiones“, recordó Fitch.

Por último, la firma recomienda que los pasivos por pensiones, que ya son altos, probablemente no se abordarán hasta que se implemente una ley de 2009.

Aflojaría algunas de las normas sobre los créditos y permitiría dedicar más a los gastos de pensiones y otros gastos. Sin embargo, el acuerdo no se ha aplicado plenamente debido a la incertidumbre en torno al cálculo actuarial de las obligaciones de pensión. Más del 50% de las universidades calificadas por Fitch aún no han firmado el acuerdo final“, puntualiza.

Adaptación de RCN Radio