Del porqué es mal negocio para Colombia cambiar el destino de las regalías para Ciencia, Tecnología e Innovación

Marzo 3/17 Anunciar inversión en ciencia y tecnología da un aire de estadista al presidente de turno, aunque también de promesero sin fundamento; y quitarle recursos a la ciencia es muestra de miopia presidencial o, peor aún, de país. Porque desincentivar la inversión de formación, investigación y promoción del talento científico es cerrar la puerta al progreso. Aunque esto -en la lógica política- poco sirve porque no se ve en 4 años; prueba de ello es que aún nos lamentamos de las bienintencionadas y nunca cumplidas recomendaciones de la Misión de Sabios hace 23 años.

Lucy Gabriela Delgado, exsubdirectora de Fomento de Colciencias y colaboradora de El Observatorio, enumera 10 aspectos claves que determinan para el país la necesidad de gestionar adecuadamente el sistema de Regalías para Ciencia, Tecnología e Innovación-CTeI:

(i) Proceden de un recurso no renovable (se acabará). Urge buscar el incremento recursos permanentes (públicos) para la financiación de la CTeI, que permitan alcanzar la promesa del 1% del Producto Interno Bruto con esa destinación, a 2018.

(ii) Dependen de la voluntad del gobernante, no siempre de la calidad del proyecto, que debe primar para cualquier propuesta de investigación en el mundo.

(iii) La interpretación de 'pertinencia' del proyecto no siempre se justifica en un “Estado del Arte”. La pertinencia en ocasiones se define bajo necesidades cortoplacistas inconexas con los propios Planes Estratégicos Departamentales  de Ciencia, Tecnología e Innovación- PEDECTI´s.

(iv) En ocasiones se confunden proyectos de investigación con consultorías o trabajo especializados, cuyos recursos se pretender emplear, para suplir necesidades sectoriales incumplidas por falta de políticas o recursos.

(v) No se financia investigación básica, pues para ese nuevo conocimiento no es fácil predecir uso y por lo tanto no se puede valorar ni medir desde lo tangible. No ver o entender la proyección de ese nuevo conocimiento en el tiempo, se traduce en que no resulta significativo en las medidas de corto plazo y se desecha por parte del tomador de decisión (Gobernador).

(vi) Seguimiento y evaluación de los proyectos por parte de la Dirección Nacional de Planeación-DNP no considera particularidades de un proyecto CTeI.

(vii) Permiten el cambio del ejecutor por decisión del gobernante, induciendo problemas obvios en derechos de autor y propiedad intelectual.

(viii) No hay claridad en el proceso de evaluación: ¿Cuántas veces se puede presentar el mismo proyecto al mismo grupo evaluador?, ¿Es claro el papel de Colciencias como proponente -"formulador" y evaluador (juez y parte) para algunos de ellos?.

(ix) No hay proyectos regionales, menos de país que permitan el uso óptimo de estos recursos pensando en Nación.

(x) No favorece que bajo transparencia y equidad, se puedan aprovechar recursos y capacidades, para la solución de problemas regionales, ni nacionales. Se mitificó que permitir el ingreso de grupos e investigadores de las ciudades donde se encuentran las capacidades, acrecentaría la asimetría en el desarrollo científico, económico y social de las regiones. Una apropiada articulación entre capacidades y recursos, sería la base de un verdadero fomento regional a nivel de CTeI y Educación.