Consejo Superior de la UTP pide a ministra Giha replantear modelo de Ser Pilo Paga

Marzo 1/17 Los buenos días de Ser Pilo Paga -SPP-, salvo por algunos comentaristas radiales que lo consideran como el mejor programa social de este gobierno, escasean. A las críticas sobre su cuestionada equidad e impacto, y el debate por la negligencia del Estado para entregar subsidios a los beneficiarios, ahora llega la queja del Consejo Superior de la acreditada institucionalmente Universidad Tecnológica de Pereira UTP, que señala que SPP se está consumiendo los recursos que deberían destinarse con el impuesto sobre la renta para la equidad CREE.

Son las mismas IES públicas acreditadas, beneficiarias del programa, las que cuestionan SPP. Antes de la UTP ya lo había hecho Univalle y los rectores de la Pedagógica y la Distrital.

Según la comunicación que envió la UTP a la ministra Giha, con SPP las IES públicas se están viendo afectadas por la reducción de dineros provenientes del CREE, que deberían dirigirse al mejoramiento de sus instalaciones, adecuación de aulas, cubículos, laboratorios y escenarios de práctica, normas de sismo resistencia vigentes, acceso al personal con movilidad reducida, e incorporación de TIC, entre otros.

Pero, tras la reforma tributaria (artículo 136 de la Ley 1753 de 2015) en la que se aumentó el porcentaje del 40% al 60% del punto adicional del impuesto CREE para la educación superior pública, se estableció que estos recursos también tendrían dos nuevas destinaciones: créditos beca a través del Icetex (Programa Ser Pilo Paga) y mejoramiento de la calidad de la educación superior.  

Esto ha llevado a que el porcentaje del recaudo del CREE para las IES públicas, que entre 2013 y 2015 fue del 100% para estas en 2016 bajará al 46% y la proyección de 2017 sea solo del 33%. El 67% restante, en este año, se lo llevará Ser Pilo Paga.

Es decir, en 2017 las IES públicas dejarían de recibir $434.871.494.172, que se los llevará SPP.

Más críticas

Para la UTP "las condiciones del programa Ser Pilo Paga además de exigir una calificación máxima en el Sisben, fijan un puntaje mínimo en los resultados de las pruebas Saber 11 a partir del cual se puede acceder al beneficio, no obstante dichas pruebas no están alineadas al sistema de admisión de las Universidades Públicas, en el que los estudiantes concursan y resultan admitidos los que cuenten con los mejores puntajes, estos últimos en la mayoría de los casos superiores al establecido por el Programa del MEN; quedando por fuera de las Universidades Públicas estudiantes Pilos Paga".

Adicionalmente, "los valores de matrícula difieren en gran medida entre las Universidades Públicas y las Privadas, en atención a que en las primeras se acordó con el MEN el reconocimiento del valor percápita de la transferencia de la Nación a las Universidades Públicas por estudiante (aproximadamente 3 millones de pesos semestrales) y en las segundas los valores de matrícula absorben los costos de operación de la Institución (matrículas de hasta 20 millones de pesos semestrales) en una Universidad Privada acreditada de alta Calidad;  valores que a simple vista resultan distantes y que se incrementan año tras año".

Por las razones expuestas -dice la comunicacón firmada por la secretaria general de la UTP, Liliana Ardila Gómez- "consideramos que es necesario revisar la reglamentación del Programa Ser Pilo Paga, su alcance, su financiación, su impacto real en la educación superior, teniendo en cuenta la significativa inversión realizada en el mismo y la cobertura que este alcanza, la cual no supera el 2% de la población matriculada en Programas de Pregrado y de los estudiantes que egresan cada año como bachilleres. En este punto, es preciso replantear el modelo, de manera que los recursos se orienten para estudiar en las Universidades Públicas exclusivamente".

Información de referencia: 

98.4% de recursos de Ser Pilo Paga se ha ido a las universidades privadas (junio 2016)