Oferta de educación a distancia, ¿un salvavidas para la U. del Tolima?

Febrero 27/17 En la discusión administrativa que se da en la U. del Tolima sobre cómo hacer un rediseño organizacional que permita optimizar la gestión y los recursos financieros, Luis Alberto Malagón Plata, quien ha dirigido el Instituto de Educación a Distancia de la Universidad, dependencia que en la época del rector José Herman Muñoz llegó tener más de 30 mil estudiantes, defiende la autonomía de esta dependencia tras la crisis de gobernabilidad y presupuestal.

Reproducimos la nota de El Nuevo Día, en la que se defiende su gestión y la del rector (e), Ómar Mejía Patiño, y que seguramente será motivo de polémica en la Universidad por parte de quienes defienden una forma organizativa diferente.

El Instituto de Educación a Distancia de la Universidad del Tolima ya completó 34 años de existencia, tiempo en el cual ha evolucionado satisfactoriamente, incrementando su oferta de programas de Educación Superior hacia municipios del Tolima y de otros departamentos.

En 2013, cuando la Universidad tuvo la mayor población estudiantil de su historia, el Idead llegó a la cifra de 36 mil 642 estudiantes equivalentes al 82.3 por ciento del total de matriculados en pregrados.

En ese año, los Centros Regionales de Educación a Distancia cubrían 22 departamentos en 111 municipios, en 33 de los 47 municipios del Tolima.

Es una cobertura del Idead que ha caído a 10 mil 465 estudiantes en el semestre A de 2016.

Se trata de la unidad académica que le permitía a la UT hacer presencia en diferentes partes del país, algunas tan distantes como Mocoa, Barranquilla o Urabá.

En Bogotá, en 2013 la matrícula del Idead era de cuatro mil 469 estudiantes, cerca de la cifra de cinco mil 248 estudiantes del Cread de Ibagué.

Era una cobertura que le daba sostenibilidad financiera a la Universidad porque los ingresos por concepto de inscripciones y matrículas de pregrados en ese año eran equivalentes al 73.3 por ciento del total de los ingresos de la UT por estos motivos.

Son apenas algunos datos que sirven para ilustrar la importancia que el Idead tiene en la oferta de Educación Superior en el Tolima y en el país e igualmente, la alta significancia que tienen los ingresos propios de este instituto, para la sostenibilidad financiera de la universidad.

Entonces, resulta inaudito que llegara a prosperar la idea de algunos docentes en el sentido de adscribir los programas académicos que ofrece el Idead a cada una de las facultades existentes. En la práctica, tal idea significaría acabar con el Idead y “matar la gallina de los huevos de oro”. Ojalá que tal idea desaparezca de las propuestas de restructuración administrativa y académica que están en marcha en la UT en el presente semestre.

Luis Alberto Malagón Plata, nueve años como director del Idead

Luis Alberto Malagón Plata ha sido director del Idead durante nueve años en dos períodos. Durante ese tiempo este Instituto llegó a la cúspide de su mayor cobertura e inició la creación de los programas de posgrado en la modalidad a distancia. Con Malagón, EL NUEVO DÍA dialogó sobre temas relacionados con el futuro deseable para el Idead.

¿Cómo resume los aportes que el Instituto de Educación a Distancia le ha hecho al desarrollo de la educación en el Tolima y Colombia?

LUIS ALBERTO MALAGÓN PLATA: Hablamos de cuatro campos claramente definidos. El primero tiene que ver con lo pedagógico, porque la Educación a Distancia involucra modelos pedagógicos diferenciados que trascienden el componente transmisionista. La Educación a Distancia implicó una innovación en las formas de enseñanza, en los modelos curriculares. Desde el punto de vista curricular, aportó algo que es definitivo, que es la contextualización en la medida en que sus estudiantes articulan objetos de estudio estrechamente relacionados con las condiciones de trabajo donde ellos están.

El segundo campo tiene que ver con la gestión del conocimiento. La ventaja del Idead, de haber articulado los procesos de formación con los diferentes contextos, para desarrollar un modelo de gestión que no estaba concentrado en un sitio como sucede con la presencial sino que tuvo, necesariamente, que generar formas de gestión que le permitieran articular diferentes centros regionales y diferentes formas de trabajo académico.

El tercer campo tiene que ver con la parte social. Sin duda el posicionamiento que la Universidad del Tolima pueda tener tanto a nivel regional como nacional, se lo ha dado la educación a distancia en la medida que hoy hay un reconocimiento de la Universidad del Tolima, por esos procesos de formación que ha tenido en las regiones.

Miles de personas que no tenían la oportunidad de ingresar a la Educación Superior, se viabilizó a través del sistema de educación a distancia del Idead.

Aporte a la sostenibilidad financiera de la UT

¿El funcionamiento del Idead ha contribuido a la creación o a la solución de la crisis financiera actual de la Universidad?

Un aspecto que ha sido definitivo desde que se fundó el Idead, es lo que tiene que ver con la sostenibilidad financiera, de la Universidad. Definitivamente los aportes que el sistema de educación a distancia le ha hecho a la Universidad le ha permitido una sostenibilidad financiera. Cuando algún directivo de la Universidad de manera equivocada quiso modificar, a partir de congelar o reducir cobertura, las consecuencias se vieron porque rompió el equilibrio, rompió la sostenibilidad, llevando a la Universidad a una crisis profunda.

No estamos diciendo que la causa de la crisis financiera de la Universidad haya sido únicamente la reducción de la cobertura del Idead; lo que estamos diciendo es que es una variable al lado de otras que incidieron en la crisis de la Universidad.

Está en marcha una restructuración administrativa y académica de la Universidad. ¿Cuál debe ser el futuro del Idead? Porque hay ideas o propuestas que se han puesto a circular, de las cuales se deduce la opción de acabar con el Instituto.

Realmente la Universidad tiene problemas serios que tocan con su liderazgo en la región, que tienen que ver con los currículos, replantear los currículos, contextualizarlos, hacerlos más abiertos, más dinámicos y articular la Universidad a los desarrollos de la región. Queremos que la Universidad de verdad dialogue, que sea propositiva.

Con relación a las formas de gestión del conocimiento, hasta ahora lo que se ha demostrado en el mundo y en Colombia es que la gestión de un sistema como el de educación a distancia es mucho más eficaz, eficiente y productivo, y garantiza mayor estabilidad si se hace a través de una unidad autónoma con su propia normatividad como existe actualmente.

En la Universidad del Tolima la Educación a Distancia se maneja a través de un instituto que es exactamente una facultad porque tiene su Consejo Directivo, sus departamentos, sus programas. Me parece que esta forma de gestión del conocimiento en el Instituto de Educación a Distancia amerita que se fortalezca y genere una mayor estabilidad y una mayor inserción en los municipios del Tolima y de otros departamentos, necesita mantenerse como una unidad autónoma.

RESPALDO DEL RECTOR AL IDEAD, EN LA ACTUAL ESTRUCTURA

El rector de la Universidad, Ómar Mejía Patiño dijo que el Instituto de Educación a Distancia “seguirá funcionando como una unidad académica que se ocupa de varios programas de pregrado y posgrado, que tienen un elemento común, la modalidad a distancia.

“Podemos garantizarle a la comunidad universitaria, a la región y a todos los que tienen los ojos en el bienestar de la Universidad, que toda determinación que se adopte será de cara a la comunidad académica.

“Pensar que las facultades asuman cada una la modalidad a distancia es una idea que no ha salido de nosotros y que debe tener el análisis desde muchos ángulos, teniendo en cuenta la trayectoria del proyecto académico y por su puesto la estabilidad de nuestros estudiantes, profesores y funcionarios.

“Nuestra institución reconoce la importancia del Idead, no solo en nuestra institución, sino en el Departamento y el país”.