En Colombia realmente no sabemos cuántas IES tenemos

Informe especial. Feb 2009.  El Ministerio de Educación reporta que hay 337 instituciones de educación superior, pero resulta que de esas 55 son seccionales, lo que baja la cifra a 282, pero no todas están operando y varias tienen seccionales y hasta regionales que operan como una IES pero que legalmente no aparecen registradas.

Y esto sin contar los CERES, educación superior en modalidad de alianzas creada por este Gobierno, ni las IES que, con el mismo dueño, tienen diversas denominaciones, o la autodenominada Universidad del Pueblo, en Bucaramanga, que tampoco tiene registro, o el proyecto de la Universidad de la Frontera... 

Ah… y las instituciones de educación no formal, que ofrecen programas técnicos de educación superior con énfasis laboral, y que no hacen parte del SNIES y que están regentadas por las secretarías de educación y que tienen ánimo de lucro explícito, a diferencia de las IES de la Ley 30. En conclusión, en Colombia, donde nos vanagloriamos de tener, supuestamente, un avanzado sistema de información de la educación superior, con respecto al resto del continente, no tenemos idea de cuántas IES realmente tenemos.

Cuando no hay control de esta situación, sencillamente los mercaderes de la educación, la información parcializada y la falta de referentes claros llevan a una peligrosa amalgama en donde los mismos estudiantes desconocen la naturaleza jurídica y alcance real de la titulación que están ofreciendo. 

Las nuevas IES  

Para 2009 el sistema de educación superior recibe tres nuevas IES:  

- En Barranquilla, la institución tecnológica Corporación Tecnológica Indoamerica, bajo la rectoría de Jairo Augusto Rodelo Sierra. Esta institución aún no tiene programas registrados.  

- En Bogotá, como institución técnica profesional, la Fundación de Educación Superior Sikuani FESI, bajo la dirección de Monseñor Héctor Javier Pizarro Acevedo. La Fundacion Social Sikuani es una ONG de la iglesia católica. Curiosamente este IES aparece con seis pregrados registrados en Ipiales.  

- En Bogotá, la institucion tecnológica Fundación Tecnológica Liderazgo Canadiense Internacional- LCI, bajo la dirección de Paula Perotti. Esta IES hace parte del conglomerado de centros educativos (cerca de 20) que tiene La Salle College International en diversos países, con programas como  (Diseño de Moda, Marketing de la Moda, Diseño Gráfico, Multimedia y Animación 3D, Diseño de Interiores y Fotografía), y que en Colombia ya viene operando con más de mil estudiantes.

Las que se transformaron 

- El Instituto Técnico Central pasó de Institución Técnica a Institución universitaria –escuela tecnológica. 

La Institucion Universitaria Tecnologica de COMFACAUCA I.T.C. era institución tecnológica y pasó a ser institución universitaria; es decir, pasó de ofrecer programas tecnológicos a universitarios.

- El Instituto Municipal Antonio José Camacho, en Cali, era institución tecnologica y ahora es institución universitaria. 

La Escuela de Bellar Artes de Cartagena, bajo la rectoría de Sacra Náder David, pasó a llamarse Institución Universitaria Bellas Artes y Ciencias de Bolívar. 

Las que desaparecieron  

Entre 2007 y 2008 dejaron de aparecer en el SNIES:   

- La Institución Técnica Fundación Centro Superior Profesional Filipense, institución técnica privada, en Ipiales, que había dejado de ofertar sus programas en 2005.  

- La Fundación Eurocolombiana de Educación Superior -EUROCOL-, que tenía domicilio en Bogotá. La Fundación Universitaria de García Rovira Norte y Gutiérrez, en Santander.     

Las que aparentan ser seccionales  

Lo que no se entiende, para efectos de organización del sistema, es por qué hay unas instituciones que operan en otras ciudades diferentes a las de su principal, con seccionales debidamente registradas, y otras no. 

Por ejemplo, mientras que la Universidad Nacional de Colombia tiene seis seccionales debidamente registradas, la Universidad Santo Tomás, de Bogotá, sólo tiene dos seccionales (Tunja y Bucaramanga), pero no tiene registrada su sede en Medellín, en donde opera regularmente. 

Por su parte la Fundacion Universitaria Luis Amigo FUNLAM tiene su registro para Medellín, pero no aparece como seccional su sede en Bogotá. 

Mientras tanto, por ejemplo la Pontificia Universidad Bolivariana, de Medellín sí debió surtir todos los trámites para operar sus respectivas seccionales en Bucaramanga, Montería y Palmira. O, incluso en distancias muy cercanas, la Universidad Católica de Colombia, en Bogotá, realizó todo el proceso de oficialización de su seccional en Chía.  

Hay más casos llamativos, como el de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, que sólo aparece registrada en Bogotá y Bello, pero que publicita como Seccionales, adicionalmente, a Cali (por una alianza con la Fundación Universitaria Católica Lumen Gentium) y Popayán (por una alianza con la Fundación Universitaria de Popayán).  

Lo curioso es que el Minuto también habla de “Regionales” (forma no considerada en la Ley) que también operan como seccionales, con programas debidamente registrados. En Girardot, Soacha y Villavicencio, además de cinco CERES en todo el país. 

Mientras que la Universidad Piloto de Colombia surtió todo el trámite para configurar su seccional en Girardot (Seccional del Alto Magdalena), la Minuto abrió esta regional en junio de 2000 “por invitación directa del ICFES” Ni qué decir de instituciones como la Cooperativa de Colombia (con sedes en 15 ciudades), Antonio Nariño (en más de 30 ciudades), Area Andina, Corporación Unificada Nacional de Educación Superior -CUN- y Fundación Universitaria San Martín (que a propósito se presenta como Universidad), entre otras, que no tienen registradas como seccionales la mayoría de sus sedes que operan en otras ciudades.

Dicha invitación del ICFES surgió en 2001, cuando se tuvo que sortear la crisis por la sanción a la Universidad Antonio Nariño y los funcionarios del ICFES (dirigido en aquella época por PAtricia Martínez Barrios, hoy rectora de la Universidad Tecnológica de Bolívar) salieron en aquella Navidad a pedir a los rectores que ayudaran a recibir los estudiantes damnificados con la sanción. 

Un mismo rector para dos IES  

Hay casos de instituciones con diversa personería pero que, en la realidad, son la misma. Como, por ejemplo, la seccional de la Universidad Manuela Beltrán, en Bucaramanga, y la Corporación Educativa ITAE que operan dentro de una misma estructura y rectoría Miguel José Pinilla Gutiérrez, ex rector de la Universidad Industrial de Santander.  

Institución de Educación Superior

Seccionales

Universidad Nacional de Colombia       6 
Universidad de Antioquia       6 
SENA       5 
Universidad Libre        5 
Universidad Cooperativa de Colombia       4 
Universidad de San Buenaventura       3 
Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia       3
Universidad Pontificia Bolivariana       3 
Universidad Santo Tomás       2 
Universidad de Cundinamarca       2 
ESAP        1 
Fundación Universitaria del Area Andina        1 
Universidad Católica de Colombia        1 
Universidad Piloto de Colombia        1 
Corporacion Universitaria Minuto de Dios        1 
Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano        1 
Instituto Tecnológico de Putumayo        1 
Politécnico Jaime Isaza Cadavid        1 
Pontificia Universidad Javeriana        1 
Universidad Antonio Nariño       1 
Corporación Universitaria del Sinú         1 
Universidad La Gran Colombia        1 
Universidad Manuela Beltrán        1 
Universidad Popular del Cesar        1 
Universidad Santiago de Cali        1 
Universidad Sergio Arboleda        1 
Información a febrero 2009

Autonomía, leguleyada o descontrol  

De dónde sale esta situación. Es una suma de factores: Manejos políticos, cambios en la normatividad, descontrol del MEN e interpretaciones de la autonomía universitaria.  

El auge de la proliferación inició a raíz del Decreto 837 de 1994, que creó los requisitos para notificar e iformar la creación y desarrollo de programas académicos de pregrado y de especialización de educación superior, y que partía de la autonomía de las IES, definida por la Ley 30 de 1992, para crear programas y que señalaba que cuando la institución decidiera extender programas a otros lugares, debía cumplir con una de estas condiciones:  1)     Crear una seccional, 2) Celebrar un convenio con otras IES con sede en el lugar del programa, o 3) Celebrar un contrato con una entidad territorial respectiva. 

Posteriormente, con el Decreto 2566, de 2003, en su artículo 26, señaló que “lasinstituciones de educación superior podrán ofrecer programas académicos de educación superior en lugares diferentes a aquel en el que tienen su domicilio principal. Los programas para los cuales se solicite el registro calificado en lugares diferentes podrán corresponder a aquellos que la institución desarrolla en su domicilio principal o en sus seccionales, o ser programas nuevos”. 

El punto es que no está claro hasta dónde deben llegar las condiciones para que, a través del ofrecimiento de programas, una Institución vaya “colonizando” otra ciudad o municipio, a tal punto que comience a tener una sede sin ser seccional.  

Varias polémicas conclusiones salen de este análisis: 1) Que no hay necesidad de ser seccional para que una IES opere en otra ciudad, 2) Que el Sistema tiene varias fugas que permiten a las IES extenderse sin control, 3) Que amparados en el discurso de la cobertura educativa, el Estado permite este crecimiento, 4) Que el Ministerio sencillamente hace oídos sordos a esta situación, pues no le interesa.  

Eso sí, sólo hay una conclusión inobjetable: Que en Colombia realmente no sabemos cuántas IES tenemos. 

 

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información de referencia: IES colombianas y organización según tipología institucional