Contrareforma educativa, acreditaciones institucionales y coyuntura política

Creado en Martes, 08 Diciembre 2015

El profesor universitario e investigador (U. Pedagógica Nacional), Jorge Enrique Ramírez Martínez, argumenta el porqué considera que en el país se está dando una contrareforma vía acreditaciones y ranking y no mediante reformas legislativas, de decretos o leyes.

El presente escrito presenta una aproximación y análisis de coyuntura del escenario actual de las políticas públicas en educación desde una mirada de las entidades del estado encargadas de las regulación, promoción y consolidación de los sistemas educativos y de ciencia y tecnología en Colombia, específicamente desde las normas, mediciones y la integración y articulación del Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación, ICFES, el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, COLCIENCIAS, y El Ministerio de Educación Nacional, MEN. Principalmente se analizan, las acciones referidas a los sistemas de acreditación de la educación superior y la debida articulación de entidades alrededor del Sistema Nacional de Acreditación mediante el Consejo Nacional de Acreditación,CNA, y la Comisión Nacional de Aseguramiento de la calidad de la Educación Superior, CONACES, estás dos últimas adscritas y reguladas por el Ministerio de Educación Nacional.

Artículación de las entidades del estado

Comencemos por describir el modelo de estado que tenemos, mencionando algunos aspectos políticos y económicos, este es un país de absoluta creciente dependencia, que basa su producto interno bruto en la explotación de recursos naturales que invierte principalmente en el pago de la deuda externa y de las fuerzas militares y de policía. Comparativamente por cada peso invertido en educación e investigación se invierte veinte veces más en los demás rubros del presupuesto nación. Con estos antecedentes y descripciones contextuales el país se encamina al cumplimiento de los criterios exigidos para ingresar al grupo de países de la OCDE, institución que en la obsesión del actual presidente de la república ha logrado integrar los esfuerzos de las instituciones del estado en pro de su política en todas las áreas de intervención del estado.

En este contexto, se afirma en este texto que los gobiernos han articulado las instituciones del estado en detrimento de un proyecto político pedagógico de nación desde la educación que nos haga más libres y menos consumidores. En primer lugar analicemos las políticas de la medición de la calidad educativa emanadas por el ICFES, mediante la implementación de pruebas estandarizadas que evalúan en todos los niveles del sistema educativo el desarrollo de competencias definidas por la famosa torre de PISA, principalmente en lenguaje, matemáticas y ciencias. En segundo lugar los procesos de acreditación, renovación de registro y acdreditación de alta calidad que exige el MEN en calidad de “procesos voluntarios”, en el cual se realizan procedimientos de medición de indicadores de calidad para la acreditación de instituciones de educación superior y programas académicos en los niveles de pregrado y posgrado, y el impacto que ha tenido estos procesos en la perdida de la autonomía universitaria y la estandarización de los contenidos y áreas de conocimiento para la formación superior. Las dos anteriores han facilitado el aparecimiento de un nuevo discurso de lo educativo desde los ranking y categorizaciones que se le asignan a las instituciones y a las personas que la componen, nuevas mediciones que le han otorgado tanta carga al sistema educativo que se invierte una gran cantidad de recurso humano para la alimentación y actualización de las bases de datos que dan cuenta de estas acreditaciones, recursos que en el caso de las Universidades Públicas son escasos y están supeditados al cumplimiento de más indicadores, consolidándose así un sistema que se autoalimenta y privilegia ciertas inversiones en los llamados “planes de fomento de la calidad”, esta última descripción es la manera en la que el MEN asigna los recursos CREE a la universidades públicas.

Otra perspectiva de este asunto, esta descrita en la participación de COLCIENCIAS en la articulación de las entidades del estado, es un aparato servil a los procesos de implementación de las áreas de formación de la OCDE y el STEM, sobre todo en la valoración de los productos de investigación que se requieren para categorizar los grupos e investigadores, uno de los elementos centrales de la llamada acreditación institucional. Todo el anterior escenario me permite argumentar porque yo hablo de contrareforma vía acreditaciones y ranking y no mediante reformas legislativas, de decretos o leyes, lo cual evidencia un giro en las maneras de proceder en el estado neoliberal de políticas públicas para el sector educativo y social en Colombia.

Síntomas de esta contrareforma educativa:

1. Aparecimiento del Modelo de Indicadores del Desempeño de la Educación, MIDE, que desde indicadores definidos en el ministerio y que trascienden la ley 30 pretende parametrizar el estado de la calidad de la educación superior en Colombia, es un nuevo ranking que compara lo incomparable, ya que  retomando a (Mahecha, 2015) mide recoje todo lo cuestionable de los ranking internacionales de la calidad y medición y lo empeora con muchos elementos de “innovación nacional” como por ejemplo el salario de los profesores contratados por horas versus las horas de los profesores de planta en Universidades con fines, misiones y visiones diferentes, o por ejemplo las variables de impacto social inexistentes, y a su vez esto aplicado en la educación básica y media mediante los índices sintéticos de la calidad de la educación, ISCE.

2. En articulación con esta reforma el aparecimiento de dos versiones del programa “Ser Pilo Paga, del Ministerio de Educación Nacional, mediante el cual se convierte un derecho en un privilegio vía competencias y resultados definidos por las pruebas saber 11 del ICFES, programa que trae consigo ciertas algunas cifras que a los maestros deberían implicarnos reflexión, cómo las mencionadas en análisis recientes como los de (Asmar & Gómez, 2015), el valor total del programa para 40.000 estudiantes “pilos” para las cuatro cohortes equivale al total de las transferencias que la Nación hace a las universidades públicas en una vigencia: dinero con el que se financia la formación de más de medio millón de estudiantes.  Según datos de julio del presente año 609.000 estudiantes presentaron la prueba ICFES Saber 11, de los cuales se atienden alrededor de 6,5% mediante las dos versiones del programa Ser Pilo Paga, que desde un punto de vista de formatelecimiento del estado no logra privilegiar lo público sino que al contrario en su mayoría entrega recursos públicos a las universidades privadas que han conseguido acreditación de calidad.

3. Las tres últimas versiones del modelo de medición de grupos e investigadores de COLCIENCIAS en el que se consolidan las formas, estructuras, procedimientos, metodologías y epistemologías de investigación en dinámicas y prácticas economisistas dependientes de la validación, puntuación y tiempos de producción considerados en el nuevo capitalismo cognitivo (Ramírez, Comentarios y propuestas sobre la medición de grupos de investigación por Colciencias, 2015), se impone así la lógica de las ciencias, ingenierias y tecnologías, areas STEM, de interés de la OCDE y serviles al modelo empresarial neoliberal competitivo. Esta forma de producción de saber impuesta por la OCDE y por los fondos buitres, esto ha dejado un mundo más inequitativo y de mayor concentración de la riqueza tal como lo demuestran informes temáticos como (OXFAM, 2015).Por ejemplo, se privilegia la producción extranjera que la producción nacional, como es el caso de las revistas Publindex versus las revistas en ISI y SCOPUS.

4. El fomento de becas, en pregrado y posgrado, para la formación de maestros en universidades acreditadas en alta calidad pero sin la suficiente trayectoria y producción de saber en los campos de la formación de maestros, didáctica, la evaluación, la pedagogía y el currículo. Tal es el caso, de la nula presencia de un sistema de formación de maestros que actúe más allá de la capacitación en competencias y profundice en las capacidades de lo humano. Por ejemplo, en esta nueva lógica que centra la calidad del sistema educativo en la calidad de sus maestros se obvia e ignoran los resultados de las investigaciones de los grupos de investigación de la Universidad Pedagógica Nacional, entidad estatal que, mediante el artículo 136 de la ley 30, le otorga la asesoría del Ministerio de Educación Nacional en la definición de las políticas relativas a la formacióin y perfeccionamiento de docentes no universitarios. Son los estudios de la OCDE y de la Fundación Compartir los que determinan la política pública de la formación de maestros en Colombia, no las producciones académicas e investigativas de las Normales, Facultades de Educación y centros de investigación en educación del país.

Reflexiones finales

El asunto del la acreditación de los programas de licenciatura en Colombia y la proliferación de licenciaturas y posgrados en educación acreditados por las salas de CONACES vía CNA y MEN tiene muchas elementos de discusión, pero quiero referirme a la constitución de los nuevos programas y en especiales a los ofertados en este campo en las Universidades privadas bajo la siguiente afirmación: Se retoma una versión de formación en la que se aprenden disciplinas y formulaciones de la ciencia de consumo, basada en conceptos y temas, la cuál diluye el saber pedagógico como saber fundante de la razón de ser del maestro en sus prácticas pedagógicas.

En esta formación que se propone, se le otorga un estatus empequeñezido al maestro, otorgandole un lugar técnico e intrumental en la operatividad de un currículo diseñado por otros, en el que el mismo se situa como consumidor de saberes y no como productor de los mismos.

Se esta logrando imponer y consolidar una contrareforma educativa en el país desde la articulación de las entidades del estado, las cuáles se convierten en las oficinas de aseguramiento de los propósitos de la política neoliberal en educación trazadas a nivel internacional desde la OCDE desde la acreditación de los programas de pregrado y posgrado para la formación de maestros, y en este sentido la Universidad Pedagógica ha sido, en esta última etapa, el laboratorio experimental de las políticas oficiales de la educación y especialmente de la implementación de la reforma universitaria vía acreditación (somos una Universidad casi autofinanciada y en crisis económica). Los textos de dicha reforma consagraron el carácter uniprofesional de nuestra institución y hacen pensar incertidumbres sobre su naturaleza y misión futuras. (Ramírez, 2011).

Finalmente, es afirmable que los últimos gobiernos no triunfaron en una reforma educativa vía aprobación de nuevas leyes, decretos y resoluciones para el campo educativo, pero que en una nueva versión del modelo neoliberal se hace una contrareforma educativa vía acreditaciones y artículaciones de entidades del estado. Es decir, se consolida la acción del estado y de sus entidades para la implementación de políticas neoliberales en el ámbito educativo sin necesidad de transformar las leyes ya existentes, como la ley 30 de 1992. En consecuencia y sobre la base de las reflexiones anteriores se evidencia una debacle educativa del país que se ponen de manifiesto por un inexistente proyecto político pedagógico de la nación (Tellez, 2001) para una real y apropiada formación de nación desde la educación, además de una perdida de lugar político y de escenario para la Universidad Pedagógica Nacional en este contexto y coyuntura.

Bibliografía

- Asmar, M., & Gómez, V. (18 de Noviembre de 2015). “Los alcances del ‘Ser Pilo Paga’ son excesivamente limitados”. Recuperado el 20 de Noviembre de 2015, de El Espectador: http://www.elespectador.com/noticias/educacion/los-alcances-del-ser-pilo-paga-son-excesivamente-limita-articulo-600089

- Mahecha, J. (22 de Julio de 2015). MIDE no mide lo que dice medir - Análisis metodológico matemático. Recuperado el 20 de Octubre de 2015, de El Observatorio de la Universidad Colombiana

- OXFAM. (16 de Enero de 2015). Riqueza: tenerlo todo y querer más. Recuperado el 20 de Agosto de 2015, de Informe temático de OXFAM: https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/ib-wealth-having-all-wanting-more-190115-es.pdf

- Ramírez, J. (12 de Noviembre de 2011). El rol de la Universidad Pedagógica ante una reforma a la educación superior. Recuperado el 28 de Noviembre de 2015, de El observatorio de la Universidad Colombiana

- Ramírez, J. (13 de Abril de 2015). Comentarios y propuestas sobre la medición de grupos de investigación por Colciencias. Recuperado el 20 de Septiembre de 2015, de El Observatorio de la Universidad Colombiana

- Tellez, G. (2001). Proyecto Político Pedagógico de la Nación. Itinerario y construcción. Bogotá: Universidad Pedagógica Nacional.