Cuando el aseguramiento de la calidad de programas virtuales se convierte en exclusión social

Creado en Domingo, 29 Marzo 2015

Luis Eduardo Peláez Valencia (Vicerrector académico de la Universidad Católica de Pereira -foto-), y Daniel Humberto Ospina (Coordinador académico del posgrado en Edumática de esa Universidadad) plantean un interesante debate a que el sistema de aseguramiento de la calidad no lleva a que la educación virtual cumpla su propósito.

Para leer el ensayo completo (de 17 páginas) haga clic aquí

RESUMEN:

Las organizaciones sociales se han propuesto estrechar las distancias que hay entre las poblaciones menos vulnerables y las más vulnerables en lo que respecta al acceso a los derechos fundamentales. La Educación como un gran derecho y servicio público social y cultural también camina en ese sentido.

Sin embargo, cuando las manifestaciones emergentes y modales de llevar educación a las personas distan de lo conocido y probado tradicionalmente, entran una serie de variables que impiden cumplir su cometido. Se trata precisamente una de esas manifestaciones: la Educación Virtual y lo conocido tradicionalmente: la necesidad de una cultura de la calidad para la educación.

Cuando el aseguramiento de la calidad intenta medir y evaluar procesos educativos en la distancia, se genera una brecha importante entre lo educacional, los instrumentos, los actores de la educación y las propias necesidades sociales.

En este trabajo se promueve abrir o participar del debate cuando el aseguramiento de la calidad hace que la educación virtual no cumpla su propósito, o al menos diste de hacerlo cumplir. En un primer apartado, se consigna una introducción sobre la educación virtual comprendida en el escenario latinoamericano desde la mirada de varios teóricos que vienen profundizando al respecto; luego, la comprensión de inclusión social vista como el acceso, la cobertura y la pertinencia desde la educación virtual. Seguidamente una lectura sobre la forma como el afán por tener un sistema de calidad frente a los programas no tradicionales, impide que los procesos lleguen pronto y con pertinencia a las comunidades; para finalizar con algunas reflexiones sobre el debate del que se quiere participar.